Más Noticias

Información al instante

Brasil venció a la Vinotinto 3-1 y mantiene su camino en la clasificatoria para el Mundial de Catar 2022

Brasil, con goles de Marquinhos, Gabigol y Antony, remontó ante una rebelde Venezuela para ganar 3-1 y mantener su camino perfecto en la clasificatoria sudamericana para el Mundial de Catar-2022.

Marquinhos, después de que la Vinotino tomara temprana ventaja en el Estadio Olímpico de la UCV, en Caracas, empató en el 71 tras un corner cobrado por Raphinha. Gabigol inclinó la balanza a favor de la ‘Seleção’ de Tite al convertir un penal en el 85 y Antony amplió la diferencia en el 90+5.

Una temprana diana de cabeza de Eric Ramírez en el 11 había dado fe a los colistas ante la Canarinha, que echaba en falta a Neymar, suspendido por acumulación de tarjetas amarillas.

Sólido líder, Brasil suma ahora 27 puntos en nueve presentaciones, quedando pendiente el suspendido clásico contra Argentina de la triple fecha de septiembre, mientras que Venezuela apenas tiene cuatro unidades en diez compromisos.

Valentía y esperanza frustrada

Venezuela, que encadena 10 partidos siendo incapaz de ganar, llegaba con múltiples ausencias. Si en Brasil se extrañaba a Neymar, en las filas de los anfitriones la lista de bajas era larga e incluía a piezas medulares como Salomón Rondón, Yangel Herrera o Yordan Osorio.

Sin embargo, su entrenador, el interino Leo González, hacía una advertencia en la rueda de prensa previa al compromiso ante Brasil: «Este equipo va a tratar de ir (a la cancha), aunque me digan loco muchos, a ganar».

Decía la verdad. Lanzó una alineación atrevida frente a los pentacampeones mundiales, con Yeferson Soteldo libre y Adalberto Peñaranda y Darwin Machís como extremos. Faltaba otra vez Rondón, el máximo anotador de la historia de la Vinotinto con 31 goles, pero estaba Eric Ramírez.

Gabriel Barbosa, ‘Gabigol’, pateaba desviado en la primera ocasión de gol del partido en el minuto 6. La ‘Seleção’ de Tite sacaba los dientes.

No retrocedió el local.

Soteldo, quien llevó en el Santos la camiseta 10 de Pelé y ahora milita en el Toronto FC de la MLS, jugaba con desparpajo y encendía la chispa vinotinto.

Un centro del escurridizo mediocampista creativo cabeceado a la red por Ramírez desencababa mandíbulas: ¡Venezuela, la colista, la desahucidada, tomaba ventaja ante el líder imbatible!

Brasil ripostaba con un balón que pegó en el poste después de un ataque de Everton Ribeiro, pero ni Venezuela, ni Soteldo, se echaron atrás y siguieron intentando jugar.

Un joven central, Josua Mejías, fue una de las novedades de González en una sacudida al 11 inicial, pero debió abandonar el campo por una lesión en el brazo izquierdo antes de arrancar la segunda mitad.

Raphinha cambió todo

Tite, tras el descanso, hizo su primer cambio: Raphinha por Everton Ribeiro.

Raphinha, que estuvo ausente en la triple fecha anterior por las restricciones que entonces impusieron los clubes de Inglaterra para ceder a sus jugadores a causa de la pandemia de covid-19, empezó a hacer daño.

Thiago Silva parecía nivelar en el 57 con un testarazo a centro del extremo del Leeds United, aunque la jugada fue anulada por fuera de juego, reconfirmado con una consulta al VAR.

La entrada Vinicius Jr sobre la hora de juego permitió a Brasil consolidar su reacción, cada vez más punzante, ante una Venezuela, que ahora sí, se veía obligada a retrasar líneas.

Y en un corner servido por Raphinha, llegó la igualdad por intermedio de Marquinhos.

La Vinotinto hacía aguas, aunque resistía. Ello hasta que ‘Gabigol’ fue derribado en el área. Él mismo cobró y convirtió.

Brasil, habiendo encaminado la victoria, podía disfrutar. Antony, otro de los cambios de Tite, aprovechó una asistencia de Raphinha para firmar el 3-1 final.