Más Noticias

Información al instante

Sucesos

Luis Enrique Rosales, de nacionalidad venezolana, fue asesinado el sábado 16 de octubre; en el corregimiento rural de Aguaclara en Cúcuta, departamento Norte de Santander.

Mientras Rosales esperaba a que abrieran un puesto informal de gasolina, con un acompañante, en la carrera 14 del barrio Pamplonita, vía Guaramito; fue baleado por dos encapuchados que, sin ningún intercambio de palabras, sacaron sus armas, dispararon y se dieron a la fuga.

Según testimonios de su familia, Luis venía dos veces por semana, atravesaba una trocha para llevar gallinas y venderlas por encargos a diferentes miembros de la comunidad de Aguaclara, por lo general, en la cancha del corregimiento, relevó La Opinión.

Ese día, según el familiar, Luis tenía su motocicleta dañada en su casa y debía entregar un encargo de pollos que se había comprometido; por lo que le pidió el favor a un hombre que trasladaba personas por la trocha.

Sin embargo, se conoció que el acompañante no tenía mucha gasolina para hacer el viaje de regreso, y a las 4:45 de la madrugada; al llegar al punto de la carretera donde ocurrió el homicidio, detuvieron el vehículo y se sentaron al frente del puesto de combustible a esperar que abrieran.

Las autoridades lograron identificar al otro joven que fue asesinado en Tibú, en el departamento Norte de Santander, por supuestos miembros del frente 33 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Se confirmó que el joven asesinado era Jackson Enrique Arriaga Parra, de 23 años, quien fue detenido por habitantes de Tibú tras supuestamente ser sorprendido robando junto a un adolescente de 15 años.

Los ciudadanos que los capturaron planeaban pasearlos por la zona céntrica de la población con las manos atadas y unos carteles que decían «ladrones» antes de entregarlos a las autoridades, pero dos sujetos presuntamente llegaron y se los arrebataron a la fuerza, poco después fuero localizados muertos a la salida del municipio.

Presuntamente Arriaga es padre de una niña. La familia del joven asesinado es oriunda del municipio Tulio Febres Cordero, estado Mérida, en Venezuela, y al parecer no cuentan con los recursos para trasladarse a Cúcuta y solicitar la entrega del cuerpo.

Por otro lado, el quinceañero fue entregado a sus familiares el pasado martes y sería llevado al municipio Maracaibo, en el estado Zulia, donde sería sepultado. Era miembro de la comunidad wayúu y estaba en Tibú desde hace casi dos años, a donde migró para trabajar y poder ayudar a su mamá quien se encuentra enferma.

Una mujer de 38 años fue asesinada a tiros por su pareja, un funcionario del Cicpc, específicamente de la subdelegación San Carlos, estado Cojedes.

Medios locales reseñaron que el funcionario fue identificado como Joswar Enrique Iglesias González, de 25 años de edad.

El suceso ocurrió la madrugada del pasado 11 de octubre en una  vivienda ubicada en la avenida Circunvalación de la parroquia San Carlos, municipio Ezequiel Zamora.

Un sobrino de la infortunada contó a la PNB que la mujer,  identificada como Carmen Julia Sánchez Torres, estuvo varias horas encerrada en una de las habitaciones discutiendo con Iglesia.

Posterior a la discusión, se escucharon varios disparos. Cuando la PNB entró al cuarto, halló los dos pisos en el cuerpo, así como el arma de reglamento que usó el victimario para matar a la mujer y luego quitarse la vida de un disparo en la cabeza.

Dos jóvenes venezolanos, uno de ellos menor de edad, fueron asesinados en la comunidad de Tibú, Colombia, tras ser descubiertos robando en una tienda el viernes 8 de octubre. Se cree que los responsables del asesinato fueron miembros de la disidencia del frente 33 de las FARC.

Residentes de la comunidad atraparon a los jóvenes y les amarraron las manos con cinta para evitar que escaparan. El propósito era llevarlos frente a las autoridades y grabar la situación en video para alertar al resto de la población sobre ellos.

Los videos los publicaron en Twitter, en donde se aprecia al joven de 13 años y a su cómplice, de 18 años, con las manos amarradas en el establecimiento rodeado de personas.

Sin embargo, cuando el grupo de vecinos de Tibú los estaban trasladando varios hombres armados en motocicletas los interceptaron y se llevaron a los venezolanos. Los residentes no pudieron hacer nada para evitarlo.

Poco después se encontraron los cuerpos de los jóvenes, a quienes mataron con múltiples disparos, en la entrada del pueblo, en la carretera hacia Tarra, sector conocido como barrio Lago. En las imágenes compartidas en Twitter se observa que abandonaron los cadáveres con un cartel sobre ellos que decía “ladrones”.

El suceso causó conmoción entre las autoridades, quienes se encuentran investigando la muerte de ambos. La Secretaría de gobierno de Norte de Santander calificó lo sucedido como un hecho inaceptable. Asimismo advirtió que “nadie puede someter a desaparición forzada, tortura, tratos crueles y degradantes a otras personas”, citó el medio colombiano Caracol Radio.

Mientras tanto, el defensor regional del Pueblo, Jaime Marthey, dijo, según lo publicado por Caracol Radio, que su despacho acompañará a las familias en este hecho. Además, también solicitó celeridad en las investigaciones por la muerte de los jóvenes.

Una mujer se lanzó este jueves 7 de octubre desde el piso 7 del centro comercial El Valle en Caracas.

La víctima aún no ha sido identificada falleció en el lugar en horas del mediodía.

Según testigos del hecho, la hoy occisa comenzó a correr y gritando por todo el lugar hasta que se lanzó del piso 7 de centro comercial.

Funcionarios policiales se presentaron en el centro comercial para acordonar el área donde cayó el cuerpo e iniciar su levantamiento.

Douglas Rico, director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), anunció en redes sociales que fue capturado el responsable de la muerte de una mujer a orillas del río Caroní, estado Bolívar.

Funcionarios del Cicpc adscritos a la Coordinación Especial de Investigaciones de Homicidios Bolívar, sede Ciudad Guayana, arrestaron a Jesús Gabriel Arbeláez Guerra, de 38 años, por ser el responsable del femicidio de su ex pareja sentimental Luzdani Paola Bravo Ramos, de 35.

Según señaló Rico en Instagram, el crimen ocurrió “en las inmediaciones del parque Cachamay, a orillas del Río Caroní, parroquia Cachamay, Puerto Ordaz”.

El comisario detalló que “al tener conocimiento del caso, se realizó un trabajo de investigación de campo, entrevistas a familiares de la víctima y testigos presenciales, los cuales llevaron a los sabuesos del Cicpc hasta el asentamiento campesino Los Pozos, parroquia y municipio Sotillo, estado Monagas”.

Allí fue aprehendido el femicida, “quien había convencido a Luzdani de reunirse en el parque Cachamay, con la intención de salvar su relación”.

Rico aseguró que, “una vez en allí, sostuvieron una discusión por celos y Jesús utilizó su fuerza física para someterla, asfixiarla y lanzarla al río”.

El victimario fue puesto a la orden de la Fiscalía 16° del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial Penal.

Mónica Aguilar(47), murió electrocutada en horas de la tarde de este martes 05 de octubre, tras recibir  una fuerte descarga eléctrica de un cable de alta tensión cuando, al no resistir las ganas de orinar, entró a una garita de la empresa Corpoelec, ubicada en la avenida Miraflores de Cabimas, a 200 metros de Nasa.

Mónica, luego de hacer su necesidad, se levantó y pegó su cabeza al cable de alta tensión recibiendo la descarga eléctrica que la dejó muerta en el acto. La mujer, estaba acompañada de su pareja, quien presenció el hecho. Residen frente a Macro y se dedicaban a vender  artesanías de madera en la avenida Miraflores. Efectivos del Cicpc levantaron el Cadáver.

En horas de la mañana de este miércoles las personas que transitaban por la plaza El Jobo de El Callao en el estado bolívar hicieron el hallazgo de dos cabezas dentro de un bolso.

A través de su cuenta de Twitter, el comunicador social Delmiro de Barrio informó que se trata de la cabeza de un hombre y de una mujer. Hasta los momentos se desconocen las identidades de las personas.

Al lugar se apersonó una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística (CICPC) con la finalidad de iniciar con las indagaciones para localizar el resto del cuerpo.

Un hombre, identificado como Manuel Alejandro Almeida Márquez (21), murió durante un procedimiento realizado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), adscritos a la delegación municipal de Guarenas, y la Brigada de Acciones Especiales (BAE), en el sector Vuelta de La Hoya del municipio Plaza, estado Miranda.

El director nacional del Cicpc, comisario Douglas Rico, informó este lunes, 13 de septiembre, a través de su cuenta en la red social Instagram, que Almerida, a quien identificó con el apodo de “Manuelito”, era uno de los 10 hombres más buscados de Guatire, debido a su prontuario policial.

“Poseía seis solicitudes por el delito de homicidio, por lo que era considerado un delincuente de alta peligrosidad. También se encontraba investigado en tres expedientes de robo y lesiones”, dijo Rico.

En cuanto al procedimiento, el director nacional del Cicpc informó que Manuel Alejandro Almerida Márquez, al verse acorralado por los uniformados, presuntamente desenfundó un arma de fuego y se les enfrentó. A su vez, arrojó una granada.

Durante el enfrentamiento Almerida resultó herido, al igual que un funcionario del BAE, quien se encuentra estable. “Manuelito fue llevado hasta el hospitalito de Guarenas y allí falleció”, acotó.

Rico precisó también que en el lugar de los hechos se colectó el arma utilizada por Almerida, la cual será sometida a experticias balísticas para determinar si se encuentra investigada en otros hechos, el anillo de la granada, 27 municiones, un radio portátil y una cédula de identidad falsa, que utilizaba este individuo para evadir a las autoridades. El caso quedó a la orden del Ministerio Público.

David Lasso Zabala, el hombre que presuntamente asesinó a su hija, Ruth María Lasso Ahumada, quien además era su pareja sentimental y madre de dos de sus hijos, se entregó a las autoridades y reconoció haber cometido el crimen.

Lasso, de 56 años, llegó el pasado jueves al Búnker de la Fiscalía en Cúcuta, Colombia, y ante las autoridades presentes manifestó que quería entregarse por el crimen de su hija y pareja sentimental, de inmediato quedó detenido ejecutando la orden de captura que fue emitida el pasado 30 de agosto, dos días después del asesinato.

De acuerdo con lo reseñado por La Patilla, el hombre quedó a disposición de la Fiscalía Séptima Seccional de Vida para que se encargará de las audiencias de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento.

Supuestamente Lasso fue llevado ante un juez y cuestionado sobre si aceptaba los cargos en su contra y su respuesta fue afirmativa, luego de esto fue enviado a la cárcel.