#CoreadelSur | Autoridades no estaban preparadas para la multitud que terminó en estampida mortal

Las autoridades de Corea del Sur dijeron este lunes que no tenían pautas para manejar las grandes multitudes que se reunieron para las festividades de Halloween en Seúl, mientras las familias en el país y en todo el mundo lloran a las 155 víctimas de la avalancha humana que se generó este sábado en la noche.

La aglomeración tuvo lugar en los estrechos callejones iluminados con luces de neón del popular distrito de vida nocturna Itaewon. Miles de personas estaban hombro con hombro en una calle de aproximadamente cuatro metros de amplitud.

Este domingo las familias se dieron a la tarea de reunirse en los centros de información y contactar morgues y hospitales, desesperados por localizar a los familiares desaparecidos.

Víctimas con nombre y apellido

Ahora que todas las víctimas han sido identificadas, el pánico se ha transformado en duelo nacional mientras el país lidia con uno de los peores desastres de su historia, mientras que los padres de víctimas que están en otros países hacen arreglos para sus hijos fallecidos en un país extranjero.

El lunes 31 de octubre se instalaron altares conmemorativos oficiales en el centro de Seúl. Fotos de lugar mostraron multitudes visitando el homenaje. Muchos lloraban mientras sostenían flores blancas; otros se arrodillaban y se inclinaban profundamente ante el altar.

El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, su esposa, Kim Keon-hee, y altos funcionarios, incluidos el primer ministro y el alcalde de Seúl, se unieron a los dolientes.

El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol y su esposa, Kim Keon-hee brindan sus condolencias y respetos a las vícyimas

Muchas tiendas y negocios cerraron para observar un período de luto nacional de una semana. Partes del centro de Seúl estaban casi desiertas, algo muy inusual en una capital generalmente bulliciosa que alberga a unos 10 millones de personas.

La gente también presentó sus condolencias en un homenaje improvisado en Itaewon, afuera de una estación de metro cerca del callejón donde ocurrió el hecho. La entrada de la estación está adornada con hileras de flores y ofrendas como notas escritas a mano, botellas del licor coreano soju y vasos de papel llenos de bebidas.

Altar en honor a las víctimas, ubicado en Itaewon

Presencia policial el día de la tragedia

Justo al final de la calle, la entrada al callejón fue acordonada. Había personal de seguridad montando guardia mientras equipos forenses vestidos con trajes protectores blancos registraban el área, aún llena de basura y escombros.

En medio del dolor, han surgido preguntas sobre el manejo del incidente por parte del gobierno y una aparente falta de control de multitudes antes de la tragedia.

Varios testigos presenciales y sobrevivientes dijeron que habían visto pocos o ningún policía en el área antes de empeorar la situación.

Más temprano este domingo, el ministro del Interior y Seguridad dijo que solo se había desplegado un nivel “normal” de personal de seguridad en Itaewon porque la multitud allí no parecía inusualmente grande, mientras que se había enviado un “número considerable” de policías a otra parte de Seúl en respuesta a las protestas esperadas.

Pero, frente a la reacción violenta de los políticos coreanos y en las redes sociales, las autoridades parecieron cambiar de rumbo este lunes y dijeron que habían desplegado alrededor de 137 personas en Itaewon esa noche, en comparación con entre 30 y 70 personas en años anteriores antes de la pandemia.

Para el festival de Halloween de esta época, debido a que se esperaba que mucha gente se reuniera en Itaewon, entiendo que se prepararon poniendo más fuerza policial que otros años.

Actualmente no existe un manual de preparación separado para tal situación en la que no hay un organizador y se espera una reunión de una multitud

Declaraciones de Oh Seung-jin, director de investigación de Delitos Violentos, división de la Agencia Nacional de Policía.

Seung-jin igualmente admitió que el despliegue policial, más que para el control de multitudes, se realizó para la prevención del delito y para prevenir “diversas actividades ilegales”.

Kim Seong-ho, director de la división de gestión de desastres y seguridad del Ministerio del Interior y Seguridad, se hizo eco de estos comentarios y dijo que no tenían “directrices o un manual” para una “situación sin precedentes”.

Pérdidas en su mayoría jóvenes

Las víctimas eran en su mayoría jóvenes que habían ido a Itaewon el sábado por la noche, ansiosos por las primeras celebraciones de Halloween en Corea del Sur en años sin restricciones por el covid. De los 155 muertos, al menos 99 eran adolescentes o veinteañeros, dijeron las autoridades el domingo.

Al menos 26 eran de países como Estados Unidos, China, Irán, Tailandia, Sri Lanka, Japón, Australia, Noruega, Francia, Rusia, Austria, Vietnam, Kazajstán y Uzbekistán.

La información sobre las víctimas comenzó a filtrarse este lunes 31 de octubre cuando los funcionarios notificaron a las familias y comenzaron a hacer arreglos.

Seis estudiantes que asistían a escuelas en Seúl, uno de primaria y cinco de secundaria, estaban entre los muertos, así como tres maestros, dijo el Ministerio de Educación de Corea.

Tres militares de Corea del Sur también se encontraban entre los muertos, dijo un funcionario del Ministerio de Defensa de Corea.

Se identificaron dos estudiantes universitarios estadounidenses: Steven Blesi de Georgia y Anne Gieske de Kentucky, ambos en su tercer año.

El padre de Steve Blesi dijo que su hijo “siempre había sido un aventurero”. Era un Eagle Scout, le gustaba el baloncesto y quería aprender varios idiomas, dijo.

Tal vez en una media hora antes de que ocurriera este evento trágico, le envié un mensaje de texto en WhatsApp … ‘Sé que estás fuera de casa. Mantente a salvo. Te amo’. Y nunca obtuve una respuesta.

Tenía un futuro increíblemente brillante que ahora se ha ido.

Testimonio del padre de Steve Blesi

Dan Gieske, el padre de Anne, dijo en un comunicado el domingo por la noche que la familia estaba “completamente devastada y con el corazón roto”, y dijo que Anne era “una luz brillante que todos amábamos”.

Anne era estudiante de enfermería y estaba estudiando en Seúl este semestre, dijo el presidente de la Universidad de Kentucky.


Información de CNN en Español