Más Noticias

Información al instante

El príncipe William rompe el silencio sobre la entrevista de Meghan y Harry

Príncipe William
En la entrevista, Meghan dijo que el tono de piel del hijo de la pareja, Archie, se discutió como un problema potencial antes de que naciera. La pareja no quiso revelar quién había hecho los comentarios.

En sus primeros comentarios públicos sobre la entrevista que dio su hermano el príncipe Harry, y su esposa Meghan, el príncipe William dijo que la familia real «no era una familia racista».

Cuando un periodista le preguntó si había hablado con su hermano desde la explosiva entrevista con Oprah, el príncipe William dijo: «Todavía no he hablado con él, pero lo haré».

Cuando se le preguntó si la familia real era una «familia racista», el duque de Cambridge dijo que «no somos una familia racista».

La entrevista de Harry y Meghan ha llevado al Palacio de Buckingham a una caída en picada y provocó un debate nacional sobre la realeza, la raza y el papel de los medios de comunicación en la perpetuación de la xenofobia.

En la entrevista, Meghan dijo que el tono de piel del hijo de la pareja, Archie, se discutió como un problema potencial antes de que naciera. La pareja no quiso revelar quién había hecho los comentarios.

El palacio rompió su silencio el martes por la noche, diciendo en un comunicado en nombre de la reina que las acusaciones de racismo eran preocupantes y que estaban siendo «tomadas muy en serio».

«Toda la familia está entristecida al conocer el alcance total de lo desafiantes que han sido los últimos años para Harry y Meghan», se lee en el comunicado.

«Los problemas planteados, en particular el de raza, son preocupantes. Si bien algunos recuerdos pueden variar, se toman muy en serio y la familia los abordará en privado».

La entrevista de Harry y Meghan ha llevado al Palacio de Buckingham a una caída en picada y provocó un debate nacional sobre la realeza, la raza y el papel de los medios de comunicación en la perpetuación de la xenofobia.

En el transcurso del especial de dos horas, Meghan y Harry —que a pesar de su ruptura de las labores de la realeza todavía está a cinco parientes del trono— pintaron una imagen de una familia tan obstinadamente arraigada en sus costumbres que dejó a una joven pareja birracial sola para defenderse del abuso racista y su propia salud mental problemática, obligándolos a guardar silencio y, finalmente, dejándolos sin otra opción que huir de las garras del palacio.