#KanyeWest saca a flote irreverencia con “las vidas blancas importan”

Este mes, Ye, el artista antes conocido como Kanye West, ha roto su lucrativa alianza con Adidas y Gap, las marcas que respaldaban su línea de moda, Yeezy.

Todo el mundo sabe que soy el líder, soy el rey. Un rey no puede vivir en el castillo de otro. Un rey tiene que construir su propio castillo

Declaraciones de Kanye West, ’Ye’, luego de realizar la denuncia contra Gap y Adidas por incumplimiento de contrato.

A estas alturas se considera raro que, a estas alturas, Ye sea capaz de mantener una colaboración estable con alguien. Entre las excepciones está Demna, el diseñador antes conocido como Demna Gvasalia, director artístico de Balenciaga, el mismo que estuviera a cargo de la dirección artística de ‘Donda’, el último álbum del rapero.

Gvasalia fue también la mente creativa detrás de la ahora finiquitada colaboración con Gap, que realizaba junto a Yeezy. El domingo, Ye abría el desfile de Balenciaga ataviado con esa estética postnuclear que tanto les gusta a ambos.

Pistas

El lunes, a partir de una foto que posteó el rapero en Instagram, en la que aparecían varias imágenes de celebridades cuando eran jóvenes (incluyendo a su exmujer, Kim Kardashian), se especuló con la posibilidad de que Ye planeara un desfile secreto, esta vez sin la colaboración de Adidas.

Detalles del show

Como afirmación a lo antes mencionado, a mediodía Nick Knight, uno de los fotógrafos más prestigiosos del mundo, posteaba la invitación al desfile. Esta incluía una especie de feto blanco en movimiento que se retransmitía en exclusiva en Showstudio, la plataforma pionera en streaming de desfiles que Knight fundó hace más de una década.

En una localización secreta, a escasos metros del Arco del Triunfo, se reunieron un centenar de personas que habían recibido la invitación vía correo electrónico esa misma mañana: Edward Enninful, Irina Shayk, Jaden Smith, Marta Ortega, Anna Wintour o John Galliano, en una de sus escasas apariciones públicas.

No me podéis controlar. Es una situación incontrolable

Quiero que todos sepáis que Bernard Arnault es mi nuevo Drake

Declaraciones de Ye al salir a escenario en el desfile que organizó en solitario.

En este caso, el elemento sorpresa que el artista ofreció a los presentes se basó en que el propio Ye y algunas de las modelos (negras y asiáticas) del desfile portaran una camiseta con una imagen del papa Juan Pablo II en el frontal y, en el dorso, la frase «White lives matter»

Este es el eslogan utilizado por el supremacismo blanco en respuesta al movimiento antirracista Black Lives Matter.

Entre las figuras que desfilaron por la pasarela están Naomi Campbell, cuya lucha por los derechos raciales es casi tan relevante como su carrera como modelo; Michele Lamy, esposa y mente pensante tras el éxito de Rick Owens, el diseñador al que Ye idolatra (y en el que se inspira) y Galliano.

Reacciones posteriores

Algunos de los asistentes, como Jaden Smith o la editora de moda Lynette Nylander se marcharon: «Esto tiene demasiadas implicaciones», posteó ella más tarde.

Hace algunos años, West sorprendía al mundo llevando una gorra con el eslogan en apoyo a Trump. Poco después anunciaba que se presentaría a presidente de los Estados Unidos.

En aquel momento uno podía apelar a la descontextualización. Un objeto con carga simbólica que pierde sentido en manos contrarias, como un ready-made de Duchamp. Ahora no

Declaraciones de la estilista Gabriella Karefah Johnson, quién también fue invitada al show, por Instagram.
Información de smoda.elpais.com