#MissUniverso | Certamen de belleza ahora es propiedad de celebridad tailandesa transexual

Una magnate de los negocios y activista transgénero tailandés compró la Organización Miss Universo por 20 millones de dólares, anunció su compañía hoy.

JKN dijo que adquirió los derechos del certamen de belleza universal pertenecientes a IMG Worldwide LLC, una compañía de mercadeo enfocada en deportes, talentos y eventos que ha sido titular de la Organización Miss Universo desde 2015.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue copropietario de los derechos del certamen desde 1996 hasta la compra de IMG.

La ahora propietaria, Chakrapong “Anne” Chakrajutathib, afirmó que ha establecido una subsidiaria en Estados Unidos, JKN Metaverse Inc., para ser propietaria de la Organización Miss Universo, cuyo concurso llega a 165 países, según IMG.

La empresaria se dedica a la distribución de contenido, bebidas, complementos alimenticios, productos de belleza y de consumo, dijo que el nombre de Miss Universo se utilizará para promocionar sus productos de consumo.

Es una adición sólida y estratégica a nuestra cartera

Extracto del comunicado emitido por Chakrapong, en el que describe la compra

Trayectoria e historia de “Anne”

“Anne” Chakrajutathib es conocida por la lucha quebha emprendido a beneficio de la comunidad trans, que aún no es bien aceptada en su país natal.

“Anne”, quién está a cargo de JKN Global Group Public Co. Ltd., es una celebridad en Tailandia que ha protagonizado programas de telerrealidad y habla abiertamente sobre ser una mujer transgénero.

En aras de apoyar a su comunidad ayudó a establecer un grupo sin fines de lucro llamado Life Inspired For Transsexual Foundation, para promover los derechos de las personas trans.

Un perfil de Chakrapong en el Bangkok Post a principios de este año decía que en su juventud estudió en una escuela solo para hombres donde fue acosado por identificarse como mujer.

Después de alcanzar éxito en las finanzas, invirtió 40 millones de baht (un millón de dólares) en cirugía de reasignación de sexo y otros procedimientos, según informa el periódico.

Aún hay camino por recorrer

Según Human Right Watch (HRW) aunque Tailandia goza de reputación internacional positiva, en lo que respecta a los derechos y estilos de vida de las comunidades LGBTQ, la ausencia de protección legal, apoyo del sector salud y el estigma social, limita el acceso de las personas transgénero a los servicios y expone a humillaciones diarias.


Información de El Diario de las Américas