Petro afirmó que le habría ofrecido asilo a Guaidó si lo hubiera pedido: “No tiene porque entrar ilegalmente al país»

Gustavo Petro, presidente de Colombia, aseguró este martes 25 de abril que su gobierno le habría ofrecido asilo a Juan Guaidó “con mucho gusto” si lo hubiera solicitado para ingresar al vecino país, pero, indicó, lo hizo de forma ilegal y por eso tuvo que dejar la nación con destino a Estados Unidos.

Al llegar a los Estados Unidos, Guaidó condenó la actitud del gobierno de Petro tras supuestamente haberlo expulsado de Colombia, y aseveró que su iniciativa de diálogo carece de coherencia, dado que él ya se ha puesto del lado de la “dictadura”. Sin dar mayores detalles, señaló que teme por su familia y equipo de trabajo, quienes se encuentran en su mayoría en Caracas.

A través de su cuenta en la red social Twitter, el mandatario señaló que si el expresidente interino “simplemente entra con su pasaporte y pide asilo. Con mucho gusto se le hubiera ofrecido. No tiene porqué entrar ilegalmente al país”.

Sin embargo, aclaró que ante la falta de esa petición, “se le ofreció el permiso de tránsito, no se le deportó de regreso a su país, y con el permiso de EEUU volé hacía ese país”.

Al mismo tiempo, Petro desmintió que Guaidó haya sido expulsado de Colombia, como denunció el propio dirigente, y aclaró que su entrada ilegal al país se permitió para que viajara a Estados Unidos por razones humanitarias.

“Al señor Guaidó no se le expulsó, es mejor que la mentira no aparezca en la política. El señor Guaidó tenía un acuerdo para viajar a EEUU. Nosotros lo permitimos por razones humanitarias a pesar de la entrada ilegal en el país”, comentó.

Pese a tener prohibido salir del país desde 2019, Guaidó cruzó la frontera a pie el lunes, en vísperas de una cumbre internacional en Bogotá que pretende mediar entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición de Venezuela con miras a las elecciones de 2024.

Ni Guaidó ni el presidente Maduro estaban invitados al encuentro que se celebra este martes con representantes de unas 20 delegaciones de 3 continentes, incluido Estados Unidos, que desde 2019 y hasta enero consideró al dirigente político como presidente encargado de Venezuela.

El opositor “pasa la frontera sin conocimiento de Colombia (…) de manera sorpresiva. Se sabe que está acá por el ruido que él mismo produce”, dijo el canciller Álvaro Leyva a la prensa.

Aquí no se le han cerrado las puertas a nadie, este no es un país que expulse, este es un país que simplemente busca que se cumpla la Constitución y la ley“, añadió el jefe de la cartera.