Más Noticias

Información al instante

Apure

El Ministerio de Defensa emitió este lunes 26 de abril un comunicado en el que confirma la muerte de “algunos” funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en operaciones realizadas en las últimas 72 horas en el estado Apure.

El texto no precisa las circunstancias en las que murieron los funcionarios, ni detalla cuántos fallecieron.

Comunicado:

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana informa, que en las últimas setenta y dos (72) horas se vienen desarrollando cruentos combates con los grupos irregulares armados colombianos, específicamente en sectores despoblados al oeste de La Victoria, municipio Páez del estado Apure; como parte de la operación Escudo Bolivariano 2021 iniciada el pasado 21 de marzo de los corrientes.

En tales enfrentamientos hemos infligido un importante número de bajas a los precitados grupos, logrando la destrucción de instalaciones temporales que pretendían usar para sus actividades delictivas; de igual modo fueron capturados varios sujetos que están aportando valiosa información de cara a próximas acciones. Lamentablemente también fallecieron algunos de nuestros efectivos cuyos cuerpos están siendo identificados mediante la necropsia correspondiente; así mismo, otros resultaron heridos y reciben la debida atención médica en la red sanitaria militar y pública. Exaltamos el valor, el honor y el amor patrio de tan insignes soldados, quienes ofrendaron y continúan arriesgando sus vidas en defensa de la soberanía y la integridad territorial de la nación.

Es imperativo recordar que estas organizaciones criminales y terroristas actúan con el apoyo de la poderosa estructura de financiamiento con que cuenta la oligarquía colombiana, que tiene el infame propósito de exportar su modelo narco paramilitar a nuestro país, especialmente a lo largo del eje fronterizo, a fin de crear un territorio difuso que les sirva como base para generar desestabilización.

Reiteramos la firme decisión de consolidar un estado Apure absolutamente libre, devolviendo la paz y la tranquilidad a los habitantes de la zona. En este sentido, por órdenes precisas del ciudadano Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, nuestro Comandante en Jefe, continuaremos e intensificaremos las operaciones militares que permitan neutralizar cualquier reducto de estos delincuentes, a los que combatiremos sin descanso con todas las fortalezas morales y materiales hasta su total expulsión y derrota definitiva.

Diosdado Cabello, diputado oficialista electo el pasado 6 de diciembre, plantó cara contra los grupos irregulares armados colombianos que se enfrentan con la Fuerza Armada Nacional en el fronterizo estado Apure, indistintamente de su procedencia y pese a que no se ha confirmado bajo qué agrupación actúan.

“El territorio venezolano es inexpugnable. Esto aplica para cualquier grupo, sea el jefe que sea, se llame como se llame. Si quieren plantar guerra contra el gobierno colombiano, háganlo en su territorio, no lo hagan en el nuestro”, afirmó el también vicepresidente del PSUV en su programa Con el Mazo Dando.

La declaración hizo alusión a la posibilidad de que estos grupos pertenezcan a las FARC, como han señalado medios colombianos como El Tiempo, que acusa a los intrusos en Apure de formar parte de disidencias de las FARC que no se plegaron a los acuerdos de paz de 2016.

Aunque Cabello no hizo mención del nombre de ninguna agrupación, sus palabras parecieron estar dirigidas a alias ‘Iván Márquez’, líder de las FARC que garantizó que la FAN no es objetivo de la agrupación guerrillera colombiana, y es que en diversas ocasiones la vocería chavista ha celebrado su nexo con los líderes de este grupo.

Cabello demostró no dudar a la hora de postrarse en contra de aliados, pues afirmó que “quienes usen a Venezuela para librar guerra, no pueden ser llamados amigos”.

Contra periodistas

Por otra parte, arremetió nuevamente contra periodistas al asegurar que “ratifica” todo lo que dijo en su programa anterior. 

Hace una semana, el funcionario advirtió que aquellos comunicadores sociales que reporten la situación en Apure debían ser considerados “enemigos”, ya que a su juicio, “hacen el juego” a los enemigos del país.

Los comentarios del parlamentario oficialista fueron rechazados por diversas organizaciones y periodistas, especialmente tras la detención de dos periodistas y otros dos activistas de derechos humanos que cubrían la situación en la frontera venezolana. 

Ahora Cabello responde bromeando con que “le sacó una roncha a los escuálidos” y reafirmando sus palabras.

El presidente de Colombia, Iván Duque, afirmó que el conflicto armado recientemente en Apure es entre el cártel de los Soles y las disidencias de la guerrilla de la FARC.

Catalogó como “la lucha entre el Cartel de los Soles y las disidencias de las FARC” a los enfrentamientos que han generado el desplazamiento de 5.000 personas hacia el municipio colombiano de Arauquita, huyendo de la violencia.

Por la llegada de los venezolanos al país, Duque indicó que están vigilando que no se produzca un brote de covid-19. “Estamos atendiendo esa situación particular en Arauquita, donde estamos agregando un esquema de monitoreo y control epidemiológico”, dijo en entrevista con Caracol Radio.

Duque recordó que Venezuela no tiene información epidemiología confiable y que el sistema de salud es precario, por lo cual han tenido que reforzar el control sanitario en la frontera para la llegada de los migrantes y refugiados venezolanos.

Destacó que aquellos que se regularicen a través del Estatus de Protección Temporal, tendrán acceso a las vacunas contra el coronavirus.

Los periodistas Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández, que trabajan en el canal internacional NTN24, fueron detenidos cuando estaban en el estado fronterizo Apure, donde militares combaten desde el pasado 21 de marzo con disidentes de las FARC, denunciaron este miércoles varias fuentes gremiales.

«Los periodistas Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández, ambos de NTN24, se encuentran detenidos e incomunicados en el estado Apure, a donde viajaron para cubrir el conflicto en la frontera», denunció en su cuenta de Twitter el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).

Por su parte, el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) también denunció la detención y explicaron que los acompañaban dos activistas de la ONG Fundaredes, que ha informado de los combates desde el inicio.

Por su parte, NTN24 explicó que Hernández y Pérez «cubrían el conflicto en Apure» cuando «fueron retenidos», junto a los activistas de Fundaredes, por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada).

Cerca de las 16.00 hora local (21.00 GMT) «les dijeron que los dejarían en libertad regresándoles el equipo de grabación», pero desde ese momento el medio perdió la comunicación, según explicó el canal.

Por su parte, el director de Fundaredes, Javier Tarazona, expresó en Twitter su preocupación por los dos periodistas así como por los activistas de su organización, que identificó como Juan Carlos Salazar y Diógenes Tirado.

Según explicó, se encontraban en la población de La Victoria, en el estado Apure, epicentro de los combates.

Tarazona también comentó que los cuatro fueron retenidos, tras lo cual «se comunicaron» e «informaron que, luego de ser revisado el material audiovisual guardado en sus teléfonos móviles, les serían devueltos y podrían continuar con sus labores de documentación y comunicación».

«Los periodistas Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández, ambos de NTN24, se encuentran detenidos e incomunicados en el estado Apure, a donde viajaron para cubrir el conflicto en la frontera», denunció en su cuenta de Twitter el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).

«Sin embargo, pasadas, como han sido, seis horas de este hecho alertamos que hemos perdido comunicación con ellos. Desde ese momento, desconocemos en qué estado se encuentran o dónde, exigimos al Estado venezolano garantizar la vida e integridad de estos venezolanos que, cumpliendo con su labor, hoy se encuentran en condición de desaparecidos», subrayó.

Asimismo, llamó «a los organismos de protección universal e interamericano a estar alertas frente a estos hechos en un contexto de conflicto interno».

Los combates entre militares y los disidentes de las FARC, que ninguna fuente oficial o castrense ha identificado pese a que han difundido fotografías en las que puede verse las siglas de esa antigua guerrilla, comenzaron el pasado 21 de marzo y en ellos han muerto, al menos dos soldados.

Sin embargo, la información facilitada por los militares o miembros del Gobierno ha sido muy escasa y no han confirmado cuántos integrantes de ese grupo armado han fallecido, aunque han reportado seis «neutralizados», una palabra usada con ambigüedad tanto para muertos como para arrestados.

Como consecuencia de los enfrentamientos, más de 6.000 habitantes de la zona han cruzado el río Arauca, que marca la frontera entre Venezuela y Colombia, y han huido al país vecino.

El ministro de Defensa del régimen, Vladimir Padrino López, cuestionó a los medios de comunicación y las ONG por informar sobre el conflicto armado en Apure entre guerrilleros y funcionarios de la FANB y la FAES.

Para Padrino López, las ONG y los medios se han prestado para publicar informaciones falsas difundidas por los grupos armados por medio de WhatsApp.

“Los medios y las ONG han hecho un papel en esto. Llama la atención el papel que están jugando en esta operación, que sencillamente busca mantener a raya la violencia en Venezuela, el narcotráfico de Colombia y que busca la paz y garantizar la soberanía de la patria”, expresó en una rueda de prensa ofrecida este sábado 27 de marzo.

No aclaró aún a qué grupo violento pertenecen los irregulares, aunque se cree, de acuerdo con medios colombianos, que son disidentes de las FARC.

“Fíjense cómo hablan de falsos positivos, ese lenguaje no es nuestro, es de ellos. Eso es un glosario de términos de Colombia con su conflicto”, agregó.

Entre las denuncias difundidas sobre lo que ocurre en Apure resalta que la FANB presuntamente asesinó a un grupo de personas inocentes acusándolas de guerrilleros.

Marino Alvarado, coordinador de Investigación de la organización no gubernamental Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos, comparó esta presunta masacre con la de El Amparo, ocurrida en 1988, cuando policías y militares asesinaron a 14 pescadores y los presentaron como guerrilleros.

“A los pescadores les pusieron uniformes y les sembraron armas. Generales y oficiales de las policías involucradas insistieron en que eran guerrilleros, pero la mentira se desmoronó. Años después el Estado venezolano asumió la responsabilidad”, dijo.

Ataque de Colombia y EE UU

Padrino López informó que en el conflicto seis presuntos guerrilleros han sido ultimados y 27 sospechosos están a la orden del Tribunal Militar 14.

No aclaró aún a qué grupo violento pertenecen los irregulares, aunque se cree, de acuerdo con medios colombianos, que son disidentes de las FARC.

“Eso corresponde a Colombia. Tienen grupos guerrilleros, estructurados, delincuencia, paramilitares, disidentes. Eso es problema de ellos. No es nuestro problema. Nuestro problema es que un grupo armado está al margen de la ley y ligado al narcotráfico”, expresó.

Sin embargo, insistió en que esta incursión es financiada por el gobierno de Iván Duque y el Comando Sur de Estados Unidos con el fin de derrocar a Maduro del poder.

“Sus incursiones deben considerarse como una agresión auspiciada por Iván Duque. Él les presta apoyo logístico y financiero con asesoría del Comando Sur. No es casual que estos eventos coinciden con la creación de una unidad de élite de acciones especiales”, subrayó.