Más Noticias

Información al instante

Cicpc

Douglas Rico, director nacional del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), informó que los jefes de la Delegación Municipal Güiria fueron destituidos de sus cargos, luego que dos detectives adscritos a esta jurisdicción asesinaran a dos mujeres en la referida ciudad.

Los hechos ocurrieron el 31 de diciembre, cuando al parecer los funcionarios estaban bajo los efectos del alcohol y accionaron sus armas de fuego contra una multitud de personas que se encontraban en la calle Bolívar del municipio Valdez, donde las balas alcanzaron a las dos mujeres, causándoles la muerte.

Además, durante la balacera otras personas resultaron heridas, detalló el director de la policía científica.

Las victimas fueron identificadas como Yormaris Del Valle Rodríguez Pérez (41) y Leonides María Molina Busaniche (55).

Rico detalló que los detectives Orangel David Castañeda Armas (26) y Eulises Javier La Rosa Noriega (23) fueron los involucrados en el homicidio, quienes se encuentran detenidos y puestos a la orden del Ministerio Público. El Cicpc realizará una averiguación disciplinaria para destituir de la institución a estos efectivos.

El director de la policía científica, también anunció que continuarán con el proceso de investigación para determinar si hubo participación de otro funcionario.

Un funcionario de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) fue asesinado por un presunto funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) durante la mañana de este domingo 28 de noviembre en el sector El Encantado de San Blas, en Petare.

Según lo informado por el periodista Román Camacho, la víctima fue identificada como Eduardo Vega, quien había desarmado al presunto Cicpc quien, bajo los efectos del alcohol, le disparó en la pierna a un vecino.

Poco después del incidente, el presunto miembro de la policía científica, identificado como Meybel José Ozorio Mutis, ingresó a la casa de un amigo y sacó otra arma de fuego para dispararle a Vega en la cabeza mientras estaba descuidado, luego huyó del lugar.

Camacho señaló que supuestamente, poco después del crimen, Ozorio se entregó a la división de homicidios del Cicpc.

Además, otro funcionario de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se entregó con Ozorio por ser quien presuntamente le prestó el arma de fuego que usó para asesinar a Vega.

Una mujer de 38 años fue asesinada a tiros por su pareja, un funcionario del Cicpc, específicamente de la subdelegación San Carlos, estado Cojedes.

Medios locales reseñaron que el funcionario fue identificado como Joswar Enrique Iglesias González, de 25 años de edad.

El suceso ocurrió la madrugada del pasado 11 de octubre en una  vivienda ubicada en la avenida Circunvalación de la parroquia San Carlos, municipio Ezequiel Zamora.

Un sobrino de la infortunada contó a la PNB que la mujer,  identificada como Carmen Julia Sánchez Torres, estuvo varias horas encerrada en una de las habitaciones discutiendo con Iglesia.

Posterior a la discusión, se escucharon varios disparos. Cuando la PNB entró al cuarto, halló los dos pisos en el cuerpo, así como el arma de reglamento que usó el victimario para matar a la mujer y luego quitarse la vida de un disparo en la cabeza.

Un hombre, identificado como Manuel Alejandro Almeida Márquez (21), murió durante un procedimiento realizado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), adscritos a la delegación municipal de Guarenas, y la Brigada de Acciones Especiales (BAE), en el sector Vuelta de La Hoya del municipio Plaza, estado Miranda.

El director nacional del Cicpc, comisario Douglas Rico, informó este lunes, 13 de septiembre, a través de su cuenta en la red social Instagram, que Almerida, a quien identificó con el apodo de “Manuelito”, era uno de los 10 hombres más buscados de Guatire, debido a su prontuario policial.

“Poseía seis solicitudes por el delito de homicidio, por lo que era considerado un delincuente de alta peligrosidad. También se encontraba investigado en tres expedientes de robo y lesiones”, dijo Rico.

En cuanto al procedimiento, el director nacional del Cicpc informó que Manuel Alejandro Almerida Márquez, al verse acorralado por los uniformados, presuntamente desenfundó un arma de fuego y se les enfrentó. A su vez, arrojó una granada.

Durante el enfrentamiento Almerida resultó herido, al igual que un funcionario del BAE, quien se encuentra estable. “Manuelito fue llevado hasta el hospitalito de Guarenas y allí falleció”, acotó.

Rico precisó también que en el lugar de los hechos se colectó el arma utilizada por Almerida, la cual será sometida a experticias balísticas para determinar si se encuentra investigada en otros hechos, el anillo de la granada, 27 municiones, un radio portátil y una cédula de identidad falsa, que utilizaba este individuo para evadir a las autoridades. El caso quedó a la orden del Ministerio Público.

El cadáver de Henry Alcaide Malavé, de 25 años, fue encontrado este lunes en una silla en la entrada de su casa en Upata, estado Bolívar.

Se presume que el supuesto agresor de nombre Wilfredo, aprovechó que su tío dormía en el porche de su vivienda propinarle múltiples heridas punzo-cortantes con un machete.

Al parecer, Wilfredo y su tío tenían problemas personales y constantemente tenían conflictos. Y el más reciente era que su tío le había robado un pendrive.

La víctima murió desangrada en el sitio del suceso. El cuerpo fue hallado por un pariente que lo fue a visitar, y fue este quien llamó a las autoridades, de acuerdo a lo reseñado por el portal Todos Ahora.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), acudieron al sitio del suceso a levantar el cadáver e iniciar las averiguaciones.

Hasta el momento se desconoce el paradero del autor material del crimen ocurrido en Upata.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) del estado Trujillo detuvieron a un exfuncionario de las Fuerzas Armadas Policiales del estado Trujillo (Fapet) el pasado miércoles, 7 de julio, luego de, presuntamente, haber violado a un niño de 8 años de edad en el municipio Pampanito. De acuerdo con información dada por familiares, el victimario se habría aprovechado de la condición de vecino del niño para cometer el delito.

Andry Sosa, como fue identificado el presunto violador, habría llevado bajo engaño al niño a su vivienda, ubicada en el sector La Chapa, donde presuntamente abusó sexualmente de él haciendo uso de un compresor de aire. La víctima sufrió severas lesiones internas, especialmente en su sistema digestivo. Sus familiares, al descubrir lo que había pasado, lo llevaron de emergencia al Hospital Dr. José Gregorio Hernández del municipio Trujillo. No obstante, el personal de salud ordenó su traslado al Hospital Dr. Pedro Emilio Carrillo del municipio Valera, donde lo ingresaron en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) debido a su delicado estado y diagnóstico de abdomen agudo quirúrgico perforado.

Ese mismo miércoles, 7 de julio, tras conocer los acontecimientos, los detectives de la subdelegación de Trujillo buscaron a Sosa y lo arrestaron con una orden del Ministerio Público. El detenido ahora se encuentra en la sede del Cicpc a la espera del proceso judicial correspondiente.

Por su parte, los familiares del niño confirmaron que se encuentra en el centro de salud de Valera y se recupera satisfactoriamente. La madre, de nombre Isbelica Portillo, explicó que han recibido ayuda desinteresada de los trujillanos, por medio de un servicio público difundido en medios de comunicación, pues ellos no cuentan con los recursos suficientes.

Portillo expresó que tanto médicos como trabajadores sociales han estado pendientes de su caso y brindado recomendaciones. La prioridad es su recuperación física, pero una vez mejore, atenderán su salud mental con asistencia psicológica. La madre no tuvo palabras para expresar cómo se siente, pero brindó unas palabras a otros padres. “No confíen de todo el mundo. No confíen a sus hijos. Manténganlos cerca de ustedes”, dijo la progenitora.

Durante el enfrentamiento entre las autoridades de seguridad y las bandas armadas que operan en la Avenida Guzmán Blanco, mejor conocida como la Cota 905 (Caracas), varias personas se quedaron atrapadas dentro del Túnel de El Paraíso, entre otros, cuando la balacera se prolongó hasta altas horas de la noche de este miércoles y se reactivó temprano en la madrugada de este jueves 8 de julio, de acuerdo a la información proporcionada por el periodista de sucesos Román Camacho.

El igualmente comunicador social Santiago Gutiérrez reportó un nuevo fallecido en la Avenida Presidente Medina, también llamada alternativamente Avenida Victoria, durante horas de la mañana del jueves, en medio del despliegue de los organismos de seguridad para controlar la zona.

En el video difundido desde las redes sociales de Impacto Venezuela, se aprecia a dos policías intentando resguardarse y en el fondo un cuerpo en el medio de la calle.

El también periodista Javier Ignacio Mayorca señaló más temprano que la avenida Páez de El Paraíso fue cerrada y se apostaron vehículos blindados de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en los alrededores de la Comandancia General de ese cuerpo castrense, ubicada en las inmediaciones de la Plaza Madariaga.

Usuarios en las redes sociales reportaron el cierre de las O’Higgins y Teherán de El Paraíso, además del bloqueo al paso de la avenida Baralt hasta El Paraíso. En concreto, El Valle, El Cementerio, Prado de María, El Paraíso, Quinta Crespo y todas las zonas adyacentes a la Cota 905 se encuentran bloqueadas.

Asimismo, Génesis Rodríguez, productora de Radio Caracas Radio (RCR) publicó par de fotografías de la gran cantidad de conchas de balas recolectadas por los vecinos en el edificio Los Laureles, ubicado en El Paraíso.

Según fuentes extraoficiales, la situación irregular comenzó debido a que el líder de la banda del «Loco Leo», Leonardo José Polanco Angulo, quien controla El Valle y Coche, fue herido en un enfrentamiento con funcionarios policiales, horas antes del tiroteo, reportado a través de las redes sociales alrededor de las 3:00 de la tarde del miércoles.

Como consecuencia han fallecido al menos cuatro civiles y un presunto antisocial durante el asedio de las bandas de la Cota 905 a varias zonas de Caracas, quienes e incluso dispararon contra los funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) – de la Policía Nacional Bolivariana – que se encontraban en El Helicoide.

Ingresó al Hospital Pérez Carreño un hombre sin signos vitales. Se trasladaba en un taxi y cuando se desplazaba por los túneles de El Paraíso, los delincuentes le dispararon desde la montaña. «También ingresaron cinco personas heridas por disparos realizados por esta banda de la Cota 905. No transite hacia los túneles de El Paraíso, aún hay personas atrapadas en sus vehículos dentro del túnel», reportó Camacho cuando eran exactamente las 9:52 de la noche del miércoles.

Al menos 15 personas han resultado heridas de bala, entre ellas dos funcionarios de los organismos de seguridad del Estado, quienes también habrían sido atacados por las bandas lideradas por Carlos Luis Revete, apodado «El Koki o Coqui»; junto con Garbis Ochoa, conocido como «El Garbis», y Carlos Alfredo Calderón Martínez, «El Vampi».

¿QUÉ DICE EL RÉGIMEN DE NICOLÁS MADURO?
«Los organismos de seguridad del Estado continúan desplegados en las zonas vulneradas por estos criminales y no descansarán hasta rescatar el control absoluto», aseveró Carmen Meléndez, ministra de Interior y Justicia del régimen de Nicolás Maduro, en alusión a la zozobra que ha generado el nuevo enfrentamiento entre funcionarios policiales y militares y las bandas armadas que operan en la Cota 905.

«En este sentido, informamos el despliegue de un nuevo operativo de protección y resguardo de nuestro pueblo en Caracas, específicamente de las parroquias La Vega, Santa Rosalía, El Paraíso, San Juan y El Valle», agregó la funcionaria chavista por medio de su cuenta en la red social Twitter.

«Este despliegue de seguridad contempla el control del tránsito en las vías aledañas a estas parroquias, por lo que se solicita a nuestra población evitar la circulación vehicular y peatonal», instó.

Desconocidos dispararon con armas largas contra la sede de la Delegación Maracaibo del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), en Altos del Sol Amada, al sur-oeste de Maracaibo. Antes de escapar, los atacantes lanzaron una granada, pero no explotó.

El atentado lo reportaron hoy a la 1.30 de la madrugada. No hubo heridos. Los funcionarios de guardia lograron repeler la acción de los atacantes y estos huyeron.

Por ahora se desconoce cuántos delincuentes se desplazaban en el Toyota Corolla, azul. Pero los funcionarios precisaron que todos portaban fusiles.

Las investigaciones comenzaron y hasta ahora ninguna banda criminal se ha adjudicado el atentado.

Bandas criminales no cesaron sus ataques y apuntaron con sus armas hacia el vehículo que trasladaba a funcionarios heridos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) en la Cota 905 de Caracas.

Luego de un enfrentamiento armado entre delincuentes pertenecientes a la banda de “El Coqui” y una comisión del Cicpc, al menos dos funcionarios de la policía científica resultaron heridos y fueron trasladados en la unidad de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) VN-4.

Mientras el vehículo blindado pasaba por las autopista, se escuchaban y se visualizaban fuertes detonaciones que alcanzaron el suelo y las ventanas del auto.

Al menos un funcionario del Cicpc murió y otros tres heridos dejó este jueves el enfrentamiento con delincuentes de la Cota 905, cerca de los túneles de El Cementerio, Caracas.

De acuerdo a una minuta policial, se confirmó el fallecimiento del inspector agregado César Castillo, que estaba recluido en el Hospital Miguel Pérez Carreño, con una herida por arma de fuego en la región costal derecha.

El también inspector agregado José Alberto Linares permanece internado en el Hospital Universitario de Caracas, con una perforación de bala en la pierda izquierda.

Los detectives Eduardo Reyes y Reiner Borges se encuentran en el Hospital Miguel Pérez Carreño, tras presentar heridas en la región escapular y la región lumbar respectivamente.

Cabe recordar, los funcionarios adscritos a la División Contra el Robo de Vehículos y la División Contra Bandas fueron emboscados por miembros de las bandas de alias “El Vampi”, “El Galvis” y “El Coqui” cuando transitaban por la autopista Norte Sur, a la altura de El Cementerio.