Más Noticias

Información al instante

Cuba

Al menos 412 haitianos han llegado a la isla de Cuba por error en las últimas semanas, tras huir en barcos desde su país.

Los reportes de las autoridades locales indican que los migrantes se perdieron o tuvieron problemas con sus embarcaciones, por lo que terminaron llegando a Cuba.

Los migrantes haitianos fueron ubicados en un campamento del este del país y estarían recibiendo atención médico antes de ser devueltos a Haití.

El éxodo en ese país se ha incrementado tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse y el devastador terremoto en la isla ocurrido el pasado 14 de agosto.

El Gobierno cubano envió a Venezuela un cargamento de la vacuna anti Covid-19 Abdala, según informó el estatal Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), sin precisar la cantidad de dosis.

El CIGB anunció en su cuenta en la red social Twitter que el envío llegó el sábado «sin contratiempos».

«#Abdala llegó a la hermana patria de Venezuela!!!! Dosis de amor y de esperanzas de nuestra vacuna Abdala fueron enviadas ayer desde Cuba y llegaron sin contratiempos para ayudar al pueblo venezolano en su lucha frente a la actual pandemia de la Covid-19 [SIC]», señaló la institución científica a cargo del desarrollo del producto.

Cuba registró este martes un nuevo máximo diario de casos de covid-19 con 9.907, en una jornada en la que se contaron 92 fallecimientos, según el Ministerio de Salud Pública (Minsap), y se mantiene como uno de los países con mayor incidencia del virus en el mundo.

La isla acumula 602.526 diagnósticos positivos y 4.710 muertes registradas a causa del coronavirus SARS-CoV-2 desde el inicio de la pandemia, en marzo del año pasado.

Con una tasa de incidencia de más de 1.200 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 15 días, Cuba se sitúa entre los cinco países del mundo más afectados por la covid-19.

Las 45.529 muestras analizadas en la víspera detectaron 9.886 casos autóctonos y 21 importados, según el parte diario del Minsap.

De los 9.907 casos registrados hoy, la provincia occidental de Pinar del Río fue la que acumuló un mayor número de contagios con 1.725, seguida de la central Cienfuegos con 1.316, mientras La Habana sumó 899 infecciones.

En los hospitales, centros sanitarios y domicilios se encuentran ingresadas 110.028 personas, entre las que hay 55.223 sospechosas y 4.434 en vigilancia, además de los enfermos confirmados, de los cuales 134 están reportados en estado crítico y 344 graves.

Este tercer rebrote que afecta a Cuba -el peor de toda la pandemia hasta ahora- ya marca a agosto con los indicadores más elevados, al registrar 208.183 contagios y 1.865 defunciones en 22 días.

En Cuba está en marcha un proceso de vacunación masiva con vacunas creadas por instituciones científicas del país: Abdala y la combinación de Soberana 02 + Soberana Plus. Estas dos últimas recibieron el pasado viernes la autorización de uso de emergencia por la autoridad regulatoria del país.

En paralelo, actualmente se desarrolla con ambas vacunas un ensayo clínico para edades pediátricas, en el que participan 350 voluntarios de tres a 18 años de La Habana.

Hasta la fecha, más de 4,9 millones de personas han recibido al menos una dosis de vacunas y, de ellas, a más de tres millones -el 27,9 por ciento- se les ha administrado la pauta completa de tres dosis inyectables.

El país caribeño no es parte del mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud para que las naciones de ingresos medios y bajos adquirieran vacunas, ni tampoco las compró en el mercado internacional.

Cuba enfrenta el actual rebrote de la pandemia -reflejado en un promedio de 8.000 casos y 70 muertos diarios- con falta de oxígeno, medicinas y médicos, hospitales sobresaturados y servicios funerarios colapsados.

El país caribeño, de 11,2 millones de personas, registra la tasa de incidencia de la enfermedad más elevada de las Américas y una de las mayores del mundo con 1.173 contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 15 días, según el Ministerio de Salud Pública (Minsap).

La situación más difícil se concentra actualmente en tres provincias de la región occidental y central que reportan tasas de incidencia elevadas: Cienfuegos (4.877), Ciego de Ávila (2.882) y Pinar del Río (1.751).

Cienfuegos presenta un “escenario sin precedentes” por la falta de pruebas diagnósticas, acumulación de PCR sin resultados y el “ineficiente manejo de los casos en la atención primaria de salud”, según la prensa de la provincia.

Unas 35.000 personas han padecido la covid-19 de una población de 406.244 habitantes, precisó el diario local “5 de septiembre”.

En esa provincia, ubicada a 233 kilómetros de La Habana, la ausencia de 446 médicos -de un total de 701- sobrecarga al personal sanitario, hasta el punto de que dos médicos han tenido que atender a 250 pacientes, según ese medio de prensa.

MÁS DE 300 ENTIERROS EN 17 DÍAS

La ciudad de Ciego de Ávila, capital de la provincia homónima a 440 kilómetros de La Habana, reportó 155 muertes asociadas al covid-19 en 17 días y en ese mismo tiempo hubo 339 entierros en su cementerio, más de la mitad víctimas del virus, reflejó un artículo del periódico local “Invasor”.

Carlos Cano, uno de los administradores de la necrópolis avileña, declaró a esa publicación que hay gran cantidad de cuerpos descompuestos al mismo tiempo: “no se trata de fallas en la construcción de las bóvedas, sino del número de muertes”.

“Nunca habíamos visto algo así”, lamentó.

La burocracia en la emisión de certificados de defunción, demoras de hasta cuatro horas para que recojan los cadáveres y otras cuestiones desdibujan un panorama de por sí desolador ante el dolor de perder a un ser querido.

DATOS IMPRECISOS SOBRE LAS MUERTES

Cuba acumula 4.319 fallecidos por covid-19 en 17 meses de pandemia, pero la cifra podría ser aún mayor. La estadística oficial solo incluye a las personas confirmadas con el virus en el momento de fallecer y obvia a las que mueren antes de hacerse o tener los resultados de esas pruebas.

El propio ministro cubano de Salud, José Ángel Portal, reconoció en declaraciones al periódico avileño Invasor que el parte diario del Minsap es “impreciso” en cuanto a los fallecidos.

Expertos también aseguran que muchas de las víctimas de la covid-19 mueren por enfermedades relacionadas -generalmente neumonía- días o semanas después de negativizar, por lo que no son inscritos como fallecidos por el virus.

Ese protocolo es “discutible” para el biólogo molecular cubano Amílcar Pérez Riverol, quien explicó a Efe que la covid-19 es una “enfermedad bifásica”.

Primero está la parte viral en la que el paciente es positivo, y después la inmunológica cuando presenta padecimientos relacionados con una respuesta inmunológica desequilibrada del organismo provocada por el virus y el paciente ya puede ser negativo”, detalló el investigador de la Universidad del Estado de Sao Paulo (UNESP).

Sin embargo, puntualizó, en otros países estos fallecidos todavía se consideran víctimas de la covid, ya que su estado clínico se deriva de haber padecido esa enfermedad.

REDES SOCIALES

En las redes sociales circulan fotos y videos de las deplorables condiciones de muchos hospitales, las denuncias de los propios médicos ante la falta de suministros para trabajar e incluso críticas por los molestos apagones, que pueden durar hasta seis horas al día.

Otros han publicado en Twitter videos de cementerios con tumbas por doquier, fosas y entierros ocultos, algo desmentido por el Gobierno cubano, que denuncia que la pandemia ha sido usada por sus detractores para presionar en un momento crítico en el país.

Las denuncias alcanzan también a personas que deben sufrir la enfermedad en sus casas, donde el personal sanitario no acude “ni a saludar”, protesta un internauta, y lo que es peor: sin medicinas.

Cuba sufre una preocupante escasez de medicamentos, lo que contribuye a agravar el impacto de la covid-19, si bien en las últimas semanas se han puesto en marcha campañas para donar fármacos a la isla y el gobierno ha respondido enviando personal sanitario, vacunas y oxígeno a los lugares más críticos.

Cuba reportó este domingo 8.854 nuevos casos positivos de covid-19 y 80 muertes, cifras que marcan nuevos récord desde que se detectaron los primeros casos de la pandemia del coronavirus en la isla hace 16 meses, según el parte diario del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

En la semana que terminó, el país caribeño ha diagnosticó durante cuatro días infecciones de covid por encima de 7.000 diarios y hoy por segundo día consecutivo registra el número más alto de decesos en una jornada.

De las 59.424 muestras PCR y test de antígeno estudiadas la víspera resultaron 8.837 casos de transmisión autóctona y 16 importados de Rusia (8), y los restantes procedentes de Italia, España, Francia, Estados Unidos, Jamaica y Venezuela.

La isla caribeña acumula un total de 332.968 enfermos confirmados con el SARS-CoV-2 y 2.351 fallecidos.

En este momento la isla sufre la tercera y peor ola de la pandemia, en la que predomina la circulación de las variantes Beta y Delta -considerada más contagiosa y agresiva- con presencia en varios territorios, y un incremento gradual de la curva de contagios y defunciones.

En los últimos 15 días se diagnosticaron 101.400 nuevos casos de covid y julio supera a junio con 88.401 contagiados y 712 fallecidos más, precisó el director nacional de Epidemiología del Minsap, Francisco Durán, al actualizar la situación epidemiológica del país.

Hoy se encuentran ingresados en los hospitales y centros de aislamiento cubanos 42.147 pacientes activos (153 en estado crítico y 206 graves), 60.467 para vigilancia clínica epidemiológica, 14.864 con síntomas sospechosos y 3.456 en vigilancia.

Por provincias, La Habana sumó la mayor cantidad de nuevas infecciones con 1.481, seguida por la occidental Matanzas -1.461-, las orientales Guantánamo y Santiago de Cuba con 1.181 y 735, respectivamente, y Cienfuegos (centro-sur) con 794.

En las zonas de riesgo, incluida la capital, se realiza un estudio de intervención sanitaria con Abdala y Soberana 02, las dos fórmulas más avanzadas de las cinco que desarrolla Cuba contra el coronavirus.

La primera de ellas, que mostró una eficacia del 92,2 % en los ensayos clínicos, ya tiene la autorización de uso de emergencia, por lo que es la primera vacuna latinoamericana contra el coronavirus.

Soberana 02, a su vez, espera aún esa autorización tras mostrar una eficacia de 91,2 % con un esquema de dos dosis de esa fórmula y un extra del suplemento Soberana Plus, otro de los compuestos que investigan científicos de la isla.

Más de 3,4 millones de cubanos de los 11,2 millones que viven en la isla han recibido al menos una dosis de esas fórmulas como parte de los ensayos clínicos y estudios de intervención desarrollados en paralelo al sanitario. Hasta ahora más de 2,3 millones de cubanos han completado el esquema de vacunación de tres dosis.

Cuba no ha comprado vacunas en el mercado internacional, ni es parte del mecanismo Covax de la OMS creado para que los países de ingresos medios y bajos accedan a las mismas. 

La Administración del presidente de los estados Unidos, Joe Biden, anunció este miércoles 21 de julio que impondrá sanciones en contra de los funcionarios de la dictadura cubana responsables de la represión en contra de las protestas pacíficas que se desarrollan en la isla caribeña desde el pasado 11 de julio.

«Nos centraremos en aplicar sanciones contundentes a los funcionarios del régimen responsables de la brutal represión. Los funcionarios cubanos responsables de la violencia, la represión y las violaciones de derechos humanos contra manifestantes pacíficos en Cuba deben rendir cuentas», indicó la subsecretaria de Estado para el hemisferio occidental, Julie Chung, mediante su cuenta en la red social Twitter.

En la mencionada plataforma social, la funcionaria detalló otras medidas que adoptará el gobierno estadounidense para velar por los derechos humanos de los manifestantes cubanos. En este sentido, aseguró que Estados Unidos «intensificará el compromiso diplomático con socios regionales e internacionales para apoyar las aspiraciones del pueblo cubano. Debemos condenar colectivamente la violencia y la represión sobre el pueblo cubano por reclamar la libertad», instó a la comunidad internacional.

Por último, agregó que están «buscando formas de aumentar la dotación de personal de manera segura» en su embajada en Cuba «para facilitar la participación diplomática, consular y de la sociedad civil». «Una embajada fuerte y con el personal adecuado es vital para nuestros esfuerzos por apoyar al pueblo cubano», remarcó.

LA ISLA INCOMUNICADA
En paralelo, el régimen de Miguel Díaz-Canel volvió el jueves 15 de julio a censurar la conexión a Internet, para evitar que se conozca las innumerables denuncias sobre violaciones de los humanos en la isla contra quienes protestan en medio de la emergencia por la pandemia del COVID-19.

«Confirmado: plataformas de mensajería y redes sociales restringidas en Cuba desde el lunes en el proveedor estatal de internet ETECSA; los datos de la red en tiempo real corroboran los informes de interrupciones de Internet en medio de protestas antigubernamentales cada vez mayores; incidente en curso», ese fue el reporte de NetBlocks, una organización no gubernamental que da seguimiento a la ciberseguridad y gobernanza del Internet en varios países de la región.

El acto de censura que busca evitar que la comunidad internacional tenga conocimiento de la verdadera situación en Cuba, fue rechazado por el internacionalista Agustin Antonetti.

«La dictadura cubana acaba de volver a cortar, por completo, el internet en todo el país. Otra vez estamos en total incomunicación para saber que está ocurriendo dentro de la isla», escribió Antonetti en su cuenta de Twitter.

Los viajeros que arriben a Cuba podrán llevar comida, productos de aseo y medicamentos sin límites desde la próxima semana, anunció este miércoles el primer ministro, Manuel Marrero, en un momento de extrema escasez y malestar social que detonó una inédita ola de protestas en todo el país.Blom

La medida excepcional, aprobada de urgencia con una resolución del Ministerio de Finanzas y Precios, entrará en vigor el próximo lunes y se mantendrá al menos hasta el 31 de diciembre, anunció el número dos del ejecutivo presidido por Miguel Díaz-Canel.

El anuncio llega después de una serie de protestas en diversas localidades del país, las mayores en seis décadas, en las que parte de los manifestantes expresaron su descontento con el Gobierno por la escasez de alimentos, productos de aseo y medicamentos, así como otros problemas como los cortes de luz o la falta de libertades.

El viceministro del Interior de Cuba, el general de brigada Jesús Manuel Burón Tabit, renunció tras cuestionar la toma de decisiones en el seno del ministerio y del Consejo de Seguridad, así como el uso excesivo de la fuerza policial para reprimir las manifestaciones del 11 de julio, el día que inició la ola de protestas que se extendió por toda la isla.

Según ha podido saber ABC, su salida está motiva por desavenencias con otros mandos, diferencias respecto a las medidas tomadas durante las protestas del pasado fin de semana. «Hay lío en el seno del Ejército y diferencias entre militares de la vieja guardia y generales jóvenes», aseguran las fuentes consultadas por este periódico.

La noticia también habría sido confirmada por el analista y escritor Juan Almeida en su programa Juan Juan Al medio. Según Almeida, el también miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, pidió su renuncia en el lobby del edificio A del Ministerio del Interior. Sus palabras al abandonar el cargo fueron: «Aplicar la ley con estricto apego a ella, no significa asesinar», aseveró Juan Juan.

Dos días después de las históricas protestas masivas en Cuba se ha confirmado el primer muerto, el Gobierno insiste en culpar a EE.UU., sigue cortado internet en toda la isla y se mantiene la fuerte presencia policial, mientras familiares y amigos buscan a los detenidos en las manifestaciones.

Los arrestados suman más de 150, según Human Rights Watch (HRW), y activistas denuncian que a las detenciones del domingo se han sumado otros de opositores, activistas, periodistas independientes en los dos días posteriores. El Gobierno no ha dado cifras oficiales.

ARRESTADA EN DIRECTO

La conocida influencer y youtuber cubana Dina Stars, que publicó un vídeo de su participación en una manifestación pacífica en La Habana, fue requerida este martes por agentes de seguridad del Estado en su domicilio mientras realizaba una entrevista en directo para la cadena española Cuatro.

Los agentes la trasladaron primero a una céntrica comisaría de La Habana, explicó a Efe Edy Suárez, amigo de Dina y testigo visual de los hechos que han causado un fuerte impacto mediático, especialmente en España.

Cuando Suárez y otros amigos acudieron a la estación de policía, los agentes les dijeron que la influencer había sido llevada a otro centro de detención a varios kilómetros al este de La Habana.

«No se sabe nada de ella. Estamos preocupados», declaró a Efe su amigo, que espera «que el ejemplo de Dina sirva para que la gente se solidarice con otros jóvenes cubanos perdidos que fueron arrestados el domingo y no se sabe dónde están».

DESINFORMACIÓN TOTAL SIN INTERNET

La desinformación en Cuba hoy no se limita al paradero de los arrestados -de los que un pequeño grupo fue liberado en las últimas 24 horas, según fuentes cercanas- sino a todo lo relacionado con el estallido social en la isla, ya que las autoridades han cortado el servicio de internet móvil y casi nadie en Cuba puede permitirse una conexión wi-fi.

El apagón de internet está provocando un parón en parte de las actividades del país, que pasaron a ser online por la pandemia.

«Sin conexión no podemos trabajar estos días, vamos a ver qué pasa», indicó a Efe una profesora de una universidad de La Habana donde las clases y otras actividades son virtuales desde hace meses.

Además, para los pocos que tienen acceso a las redes es difícil conocer la situación real, ya que circulan vídeos de revueltas ciudadanas que en muchos casos son falsos, deslocalizados o se hacen pasar por nuevas imágenes cuando corresponden a las primeras manifestaciones.

PRIMER MUERTO EN LAS PROTESTAS

Las autoridades sí confirmaron este martes el primer muerto en las protestas, un ciudadano de 36 años de edad que murió el lunes durante un enfrentamiento con agentes en el Consejo Popular Güinera del municipio de Arroyo Naranjo, un barrio marginal en el sur de La Habana donde los vecinos se lanzaron a las calles al grito de «libertad», según muestran vídeos difundidos en las redes.Además del fallecido, varias personas fueron detenidas y otras sufrieron lesiones, entre ellos agentes de la autoridad, en el suceso de Güinera, que el Gobierno atribuyó a un acto de vandalismo del grupo de vecinos, al que acusó de agredir primero a los policías.

CUBA INSISTE EN SEÑALAR A EE.UU.

En todo caso, el ejecutivo de Díaz-Canel no se desvió hoy un ápice de su argumentario y su canciller, Bruno Rodríguez, compareció para recordar quién es a su juicio el único culpable de la crisis en Cuba: Estados Unidos.Al embargo impuesto por Washington hace seis décadas y endurecido con nuevas sanciones en la pasada administración de Donald Trump atribuye el Gobierno cubano la grave escasez de alimentos, productos de aseo y medicinas, así como los habituales apagones y otros problemas que los manifestantes han denunciado en sus protestas en toda la isla.

El canciller también acusó a Estados Unidos de financiar una campaña mediática en las redes sociales para promover un cambio de régimen en la isla mediante levantamientos ciudadanos.Las manifestaciones ciudadanas iniciadas el domingo en toda Cuba han sido las más importantes en 60 años, con el único precedente del «maleconazo» de agosto de 1994, limitado a La Habana.

Este domingo 11 de julio, el mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel, instó a los “revolucionarios comunistas” de la isla a “combatir” a los manifestantes que salieron a las calles para exigir “libertad” y mejoras en las condiciones de vida y de los servicios básicos.

«Estamos dispuestos a dar la vida. Tienen que pasar encima de nuestros cadáveres si quieren enfrentar a la revolución. Estamos dispuestos a todo (…). La orden de combate está dada: a la calle los revolucionarios«, sentenció el presidente del régimen cubano en declaraciones hechas a la prensa.

Del mismo modo, señaló que las manifestaciones que se dieron en varias ciudades y pueblos de la isla fueron gestadas por ciudadanos «contrarrevolucionarios» y «mercenarios» que se han, a su juicio, «vendido» al que denominó «imperio estadounidense».

«Habrá una respuesta revolucionaria. Por eso convocamos a todos los revolucionarios comunistas a que salgan a la calle donde se vayan a producir estas provocaciones y enfrentarlas con decisión», amenazó.

Así mismo, según reseñó Banca y Negocios, Díaz-Canel responsabilizó a Estados Unidos del desabastecimiento y «sufrimiento» de los cubanos. Aseguró que todos los problemas de la isla tienen que ver con el «bloqueo económico».

«(Este bloqueo) explica los antecedentes que llevan al país a la situación de desabastecimiento. Limitaciones en el combustible. Todo genera insatisfacción. Dificultades para tener más medicamentos, porque hay más casos, dadas las variantes del COVID 19, más contagiosas. De manera cobarde se aprovechan de estas circunstancias», aseguró.