Más Noticias

Información al instante

Cuenta de banco

El banco Mercantil agregó recientemente a su chatbot MIA (Mercantil Inteligencia Artificial) la opción de procesar solicitudes de apertura de cuentas electrónicas de personas naturales de forma digital, las cuales referirá a ejecutivos del banco para que contacten al cliente.

A través de un comunicado reseñado por el portal Banca y Negocios, el banco explicó que la nueva herramienta permite a los interesados realizar la solicitud desde sus hogares en cualquier parte del país. Para ello, el internauta debe ubicar el chatbot en la página web de la entidad financiara (esquina inferior derecha de la pantalla), ingresar la cédula de identidad para comenzar a interactuar con MIA y si no es cliente puede realizar la solicitud de apertura de cuenta electrónica dirigida a personas naturales, a través de este canal, con sólo presionar el botón “Abrir Cuenta”.

Inmediatamente, MIA solicitará los datos de contacto y los enviará al Centro de Atención Mercantil que se comunicará con el usuario y le explicará la documentación a consignar en formato digital, y lo acompañará durante todo el proceso de apertura. Al tener listos los recaudos se le asignará una cita en la oficina de su preferencia para llevar los documentos en físico y firmar las planillas que formalizan la apertura de su cuenta corriente electrónica.

Con este proceso el cliente no tiene la necesidad de pautar la cita desde la página web, disminuye el riesgo de que falte algún requisito y reduce el tiempo de la persona en la oficina, dice el comunicado del banco.

En un intento por ofrecer una base institucional al cada vez más frecuente uso de dólares como moneda de pago en Venezuela, el régimen de Nicolás Maduro autorizó, con unas particulares condiciones, la apertura de cuentas en la divisa estadounidense en varios bancos locales, después de años de rechazar la medida.

La decisión permite, además, que los venezolanos hagan frente a la alta inflación que sacude a su país y que alcanzó casi 3.000% durante 2020, de acuerdo con las cifras del Banco Central.

Pero, ¿cuáles son las claves de esta decisión que da otro paso hacia la dolarización desordenada en el país?

1.- Inflación que no da tregua

Venezuela atraviesa hace más de un lustro la peor crisis económica de su historia moderna, que en los últimos meses se ha expresado en una alta inflación que destruyó el valor de la moneda local, el bolívar. Solo en febrero pasado, el indicador alcanzó los 50,90 puntos, de acuerdo con una oficina de análisis financiero que responde a la oposición.

Con este panorama, los venezolanos que podían se resguardaron de la inflación en el dólar, una moneda que pasó de estar proscrita a ser la ideal para casi cualquier transacción. Desde comprar un auto usado hasta un café, en un fenómeno que los economistas locales denominan “dolarización de facto o desordenada”.

2- Digitalización de la economía

La inflación no solo pulverizó el poder de compra de los venezolanos, sino también el valor de los billetes locales. Un ejemplo de ello es que la pieza de 1 millón de bolívares, la de más alta denominación en el país y que fue creada recientemente, apenas representa medio dólar.

Para evitar pasar por nuevas reconversiones monetarias o emitir billetes que pierden su valor al poco tiempo, Nicolás Maduro aseguró que está en marcha la total digitalización de la economía venezolana. Esta decisión también alcanza a las cuentas en dólares, en vista de que el régimen no tiene divisas para inyectar.

Es decir, que los venezolanos abrirán sus cuentas en dólares usando sus propios billetes, pero se espera que los usen para pagos a través de tarjetas de débito o crédito.

3- Pragmatismo revolucionario

Avanzar hacia la dolarización de la banca después de que la ciudadanía lo hiciera es una decisión “pragmática” que demuestra cuán dispuesto está el chavismo a sacrificar la soberanía monetaria para mantener el poder político, dijo a Efe el exdiputado y economista venezolano Ángel Alvarado.

Venezuela atraviesa hace más de un lustro la peor crisis económica de su historia moderna, que en los últimos meses se ha expresado en una alta inflación que destruyó el valor de la moneda local, el bolívar. Solo en febrero pasado, el indicador alcanzó los 50,90 puntos, de acuerdo con una oficina de análisis financiero que responde a la oposición.

“Prácticamente se ha entregado el poder económico para retener el poder político (…) después de un nacionalismo económico que ha destruido el símbolo más nacionalista del país, que es (el prócer de la independencia) Simón Bolívar estampado en la moneda nacional”, señaló Alvarado.

4- “Cuestión de confianza”

El economista Jesús Casique estima que, en el futuro cercano, buena parte de los ciudadanos y empresarios de Venezuela engrosarán las listas de clientes en moneda extranjera de la media docena de bancos que ofrecen estos productos en el país.

Sin embargo, aclara que la confianza en las instituciones financieras del Estado, en el limbo después de años de controles y ataques a la libertad de empresa, será clave para la masificación de estas cuentas en dólares.

“Todo va a girar alrededor del factor confianza”, dijo Casique en una conversación con Efe. “De hecho, no observo ningún tipo de riesgo”, agregó.

5- ¿Qué pasa con el bolívar?

Aunque el régimen venezolano ha dicho que no se plantea una dolarización oficial que sepulte al bolívar como moneda corriente —además de que no podría por sus marcadas diferencias ideológicas con Estados Unidos—, lo cierto es que los venezolanos han dejado en claro su “rechazo” a esta divisa, dijo Alvarado a Efe.

Pero ni Alvarado ni Casique se atrevieron a profetizar la desaparición en el corto plazo del bolívar, una moneda que en los últimos años ha sufrido dos reconversiones que le eliminaron ocho ceros y recibió los apellidos “fuerte” y “soberano”, que en la actualidad no lo definen.