septiembre 25, 2021

Más Noticias

Información al instante

Duque

El presidente colombiano, Iván Duque, dijo este martes que la única salida para los diálogos entre el «gobierno interino» y el mandatario Nicolás Maduro es la convocatoria a elecciones presidenciales que sean verificadas por organismos internacionales.

«Frente a los diálogos entre Gobierno interino de Venezuela y la dictadura de Maduro es importante tener claro el camino para el bienestar del pueblo hermano: el fin de la dictadura a través de una elección presidencial lo antes posible, democrática y con observancia internacional», escribió el jefe de Estado colombiano en su cuenta de Twitter.

Duque también expresó que el regreso a la democracia a ese país «es fundamental y cualquier acuerdo que consolide la dictadura será una tragedia continental que solo fomentará el éxodo y la miseria».

Colombia alberga casi 1,8 millones de venezolanos a los que busca regularizar a través del Estatuto Temporal de Protección, que les permite tener acceso a la seguridad social, salud y el mercado laboral formal.

El gobernante colombiano se pronunció de esta manera, reiterada en otras ocasiones, después de que se conocieran los primeros resultados concretos de la negociación que llevan a cabo en México la oposición venezolana y Maduro.

El presidente de la Asamblea Nacional y representante del oficialismo, Jorge Rodríguez, dijo el lunes en México, sede de las negociaciones, que las partes lograron acuerdos parciales.

Uno de ellos es, según Rodríguez, la lucha unificada por «la ratificación y defensa de la soberanía de Venezuela sobre la Guyana Esequiba», una zona de 159.500 kilómetros cuadrados, rica en recursos entre Venezuela y Guyana, que ha sido centro de una pugna entre los dos países por casi dos siglos.

El segundo es el «acuerdo parcial para la protección social del pueblo venezolano», con el que el Gobierno de Maduro pretende recuperar activos que se han congelado en el extranjero.

Duque ha sido un férreo crítico y encabeza la oposición regional a Maduro. Las relaciones diplomáticas bilaterales, que no venían bien desde el anterior Gobierno colombiano, fueron rotas por Maduro el 23 de febrero de 2019 tras el fallido intento del líder opositor Juan Guaidó de entrar a su país al frente de una caravana humanitaria que partió de la ciudad colombiana de Cúcuta.

El presidente de Colombia, Iván Duque, quien desde hace casi un mes enfrenta un estallido social, insistió este domingo 23 de mayo en que Venezuela se ha convertido en un factor de inestabilidad democrática para Latinoamérica.

La ruptura del orden democrático en Venezuela «se ha convertido en un factor de inestabilidad para toda la región», dijo el mandatario en un mensaje divulgado durante un foro iberoamericano derechista organizado por la Fundación Internacional para la Libertad (FIL) en Quito.

«El deterioro de la democracia en una sola de las naciones del hemisferio tiene consecuencias en todos los órdenes para todas las demás», agregó Duque en el cónclave de la FIL, presidida por el premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa.

«Tenemos en frente que fortalecer la democracia y hacerla una democracia participativa, abierta, deliberante, en paz, que no comulgue con ninguna expresión de violencia», señaló el gobernante colombiano.

En la reunión de la FIL, en el que participaron los exgobernantes José María Aznar, de España, y Andrés Pastrana, de Colombia, se debatió sobre los desafíos de la libertad.

También asistió el dirigente opositor venezolano Leopoldo López y de manera virtual la candidata presidencial peruana Keiko Fujimori.

En el cierre del encuentro, el presidente electo de Ecuador, Guillermo Lasso, anunció su meta de «defender la democracia en la región, la libertad y la oportunidad de convertir a las sociedades latinoamericanas en sociedades prósperas» durante su mandato de cuatro años, que se iniciará este lunes.

«Vamos juntos en este camino por la democracia y la libertad en todo el continente americano», dijo a su vez López, sentenciado en 2015 en su país a casi 14 años de prisión, al ser acusado de incitación a la violencia en protestas contra el régimen de Nicolás Maduro, y exiliado desde octubre en España.

El presidente de Colombia, Iván Duque, pidió que se realice “el mayor despliegue” de fuerza pública en la ciudad de Cali, epicentro de las protestas que vive el país desde el 28 de abril, mientras que el expresidente Álvaro Uribe llama directamente al “ocupamiento militar” de la ciudad.

“En función de las facultades constitucionales que tengo como presidente de la República para acompañar y dirigir las situaciones de orden público local, deben en este momento ustedes garantizar (…) el mayor despliegue que se tenga de capacidades de nuestra fuerza pública“, dijo Duque en un mensaje dirigido a la delegación de Gobierno que se encuentra en esta ciudad, la tercera más importante del país.

Estas declaraciones se producen después de doce días de protestas, que comenzaron en rechazo contra la ya retirada reforma fiscal, y que resuenan con fuerza en Cali, cuya una población está azotada por el desempleo, la pobreza y es una región con graves problemas de seguridad.

Hombres armados en vehículos de alta gama abrieron fuego contra la minga (marcha) indígena, cuando esta entraba en Cali, a la altura de la zona de Cañas Gordas, hiriendo a 10 miembros de la guardia indígena.

Desde el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) informaron que la minga (marcha) indígena, compuesta por varias camionetas, fueron “atacados por una turba uribista en conjunto con fuerza pública”, que pretendían quitar el bloqueo en esa zona de Cañasgordas, en el sur de la ciudad.

La población indígena con su marcha (minga) ha inundado la ciudad de Cali para unirse a los manifestantes y la guardia indígena patrulla por los barrios para evitar situaciones de desorden público o mediar en los enfrentamientos con la Policía.

El presidente ha reiterado el mensaje que pronunció dos horas después del incidente de pedir a los indígenas que vuelvan a sus territorios “para evitar confrontaciones” con la población.

“En este momento y dadas las circunstancias de orden público es necesario que retornen a sus resguardos, toda vez que la situación de alteración del orden público puede suscitar en este momento confrontaciones con la ciudadanía”, insistió una vez más el mandatario, quien por otra parte no se pronunció sobre el hecho de que haya civiles armados en las calles.

Duque también pidió a las autoridades locales que impongan restricciones a la movilidad para evitar “confrontaciones con la ciudadanía”.

El canciller Jorge Arreaza, reaccionó luego que el presidente de Colombia Iván Duque, llamara «asesino» al presidente Nicolás Maduro.
El funcionario comparó las palabras del mandatario neogranadino con las del presidente de los Estados Unidos Joe Biden, quien también dijo esta semana, que el líder del Kremlin Vladimir Putin «era un asesino». «El efecto espejo se viraliza», manifestó.

«Primero el presidente del país que ha generado más guerras y genocidios en el mundo califica de asesino al presidente de Rusia. Ahora el presidente de la oligarquía más sanguinaria y violenta de América, llama asesino al presidente de Venezuela», sostuvo a través de su cuenta en Twitter.