Más Noticias

Información al instante

Femicidio

La fiscalía española pide 15 años de prisión para un hombre juzgado esta semana en Madrid por presuntamente estrangular a su madre, descuartizarla y comerse sus restos.

Conocido como el «caníbal de Las Ventas», por el barrio madrileño donde se produjo el crimen, el sospechoso Alberto S.G. está acusado de un delito de homicidio y otro de profanación de cadáveres.

De acuerdo con el escrito del fiscal, el suceso ocurrió a principios de 2019 cuando el procesado tuvo una discusión con su madre de 69 años en el piso que compartían en Las Ventas, junto a la famosa plaza de toros de Madrid.

Durante el enfrentamiento, el hijo estranguló a su progenitora, trasladó el cadáver al dormitorio y con «una sierra de carpintero y dos cuchillos de cocina» descuartizó el cadáver «con el propósito de ir haciendo desaparecer su cuerpo».

«Una vez troceado el cuerpo, el acusado se fue alimentando en ocasiones durante unos 15 días de los restos cadavéricos, guardando otros restos en varios recipientes de plástico por la vivienda y en el interior de la nevera», indica el fiscal.

También puso algunos restos en bolsas de plástico y los arrojó a la basura, añade.

Citado como testigo en el juicio este miércoles, uno de los agentes aseguró que el sospechoso reconoció haberse comido algunos restos crudos y haber cocinado otros o habérselos dado al perro, señaló la prensa local.

Alberto S.G. fue detenido el 23 de febrero de 2019 en su piso por la policía, que había acudido después de que una amiga de su madre denunciara su desaparición, apuntaron entonces los medios locales.

Cuando le preguntaron en la puerta si su madre estaba dentro, él contestó afirmativamente y les dejó pasar.

«Lo que se encuentra es una escena dantesca», dijo un policía sin identificarse en la cadena Telecinco, que también evoca posibles problemas de drogadicción del joven.

La fiscalía pide una condena de 15 años y cinco meses de cárcel y una indemnización de 90.000 euros (110.000 dólares) para su hermano mayor.

Escuchaba voces 

Alberto S.G., que toma medicación, ha señalado que solía fumar «canutos» y «ver televisión», escuchando mensajes ocultos. Sobre el crimen, no recuerda nada de lo sucedido pero sí recuerda que las voces le decían: «mata a su madre». «Te voy a descuartizar», escuchaba en su cabeza. 

El acusado ha detallado que oía voces desde los quince años, «voces de vecinos, de conocidos, de famosos». Empezaron en el parque cuando sus amigos se reían de él, empezaron a tener «paranoias». También ha dicho que hoy estaba escuchando esas voces de conocidos durante su declaración. También ha relatado un episodio en el que su madre le llevó al centro psiquiátrico del Hospital de La Princesa, «supongo que para ser abandonado». Era habitual que estuviera ingresado en psiquiátricos.

Una joven identificada como Franyelis Vásquez de 16 años murió al recibir un disparo en la cabeza en medio de una discusión con su novio.

El hecho ocurrió en una vivienda del barrio Valle Verde de Puerto Cabello, a las 10:00 pm del lunes 19 de abril, donde llegó la joven luego que Greiver Salazar la citara.

De acuerdo con Reporte Confidencial, amigas de la joven indicaron que en la relación amorosa eran frecuentes las riñas por celos. Era un noviazgo reprobado por ambas familias. “A Franyelis, que practicaba la santería –de hecho la llamábamos ‘la Santerita’- le llegaron a decir durante una sesión ritual que ese muchacho no le convenía, que cortara la relación”, dijo una de sus amigas, que no quiso identificarse.

Tal situación, aunada a comentarios llegados al novio, hicieron que Greiver Salazar planificara un encuentro. Pidió un arma prestada y citó a Franyelis a su casa, a través de una llamada telefónica, a las 8:00 pm del 19 de abril. Una vez que la novia llegó, el chico empezó a reclamarle mayor atención.

La discusión subió de tono cuando Franyelis le expresó su deseo de terminar. Greiver desenfundó el arma, le disparó en la cabeza y luego huyó. Familiares de Franyelis la trasladaron al hospital, pero murió a los minutos de haber sido ingresada.

Una comisión de la Policía del estado Carabobo apresó al homicida cerca del lugar del crimen minutos después. Una versión no confirmada sostiene que el homicida se entregó de forma voluntaria a instancias de su madre.

El pasado martes 16 de marzo, en una playa solitaria en el distrito de Chancay, al norte de Lima, Perú, fue encontrado el cadáver de Yelismar Valladares de 24 años.
La autopsia reveló que la criolla oriunda del estado Portuguesa presentaba signo de abuso sexual, hematomas en todo el cuerpo, además de un disparo en la espalda.

Por su parte la fiscal que lleva la investigación afirmó que «Es una muerte violenta. El caso está en investigación. Presuntamente es un femicidio, porque es el agravio a una mujer, que es el sector más vulnerable».

Se conoció que la joven  vivía con su hermano, identificado como Omar Valladares, quien contó que Yelimar salió de su trabajo la noche del pasado lunes 15 de marzo y no llegó a su casa, no supo más sobre el destino de su hermana hasta que se enteró sobre la localización de su cadáver en la playa.
Yelismar deja un niño de un año de edad en orfandad.

Tres crímenes de mujeres se registraron entre el día domingo 14 y lunes 15 en diferentes sitios del estado Bolívar. Una de las víctimas fue hallada en un baño abandonado del Parque Cachamay, Puerto Ordaz, tenía un hilo de sangre en la boca, se desconoce causa de su muerte.

Expertos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, iniciaron las pesquisas para dar con el paradero de sus familiares quien aparentaba unos 18 años de edad, llevaba puesto un body de color blanco y una blusa de color rojo.

Comisión de la Policía Municipal, recibió la denuncia sobre la aparición del cuerpo sin vida de la joven.

El descubrimiento ocurrió en horas de la mañana del lunes, oficiales de Patrulleros de Caroní, verificaron la información y posteriormente dieron parte a detectives del Cicpc.

Se desconoce las causas del deceso, no se sabe si era una visitante que delincuentes la sometieron y luego la trasladaron al baño desolado para matarla.

Mujer amarrada

A eso de las 9:30 de la mañana del día lunes, una mujer de 24 años de edad es localizada muerta en el baño de su domicilio, ubicado en Campo A, casa número 1.089, municipio Angostura.

La abuela de la infortunada encontró el cadáver, Alyamil Josefina Torres Pino, estaba atada de manos con un trapo de color rojo, al sitio se hicieron presentes detectives de la policía judicial.

Sabuesos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, indagan para saber, si la hipótesis del crimen se trató de un asalto, a pesar que no había nada violentado en la vivienda.

Al parecer fue estrangulada y abusada, la misma estaba desnuda.

Tercer femicidio en El Dorado

El día domingo 14, a las 11 de la noche, en una vivienda de madera ubicada en mina Los Algarrobos de El Dorado, municipio Sifontes, localizaron a Milanyela Mariana Carvajal Jiménez de 22 años, con cuatro puñaladas en el cuello.

Progenitora de la fémina dijo que su hija, tenía problemas con su actual pareja de nombre Gregorio José Tovar Estanga de 27 años, sentía celos de su ex pareja, con quien tuvo un niño.

Explicó que el día de su muerte, Tovar, la invitó a buscar un dinero a la zona minera Los Algarrobos. Las horas pasaron y se preocupó, entonces se trasladó hasta su antigua casa.

La puerta principal de la vivienda se hallaba cerrada con candado. Rompieron la cerradura, cuando entraron la víctima estaba tirada en el pavimento en medio de un charco de sangre.

Recibió cuatro heridas por arma blanca en el cuello. La trasladaron al CDI de Brisas del Cuyuni, ya estaba muerta.

El asesino no pudo ser capturado, se presume que se internó en el bosque para huir de la justicia.