septiembre 27, 2021

Más Noticias

Información al instante

Inglaterra

Italia se coronó este domingo en la Eurocopa 2020 luego de la tanda de penales frente a Inglaterra. Esta es la segunda vez que los italianos se llevan a casa el máximo torneo de selecciones en Europa.

El marcador en tiempo regular y en tiempos extra quedó 1-1. Inglaterra comenzó ganando en el primer tiempo, solo para que en la segunda mitad Italia anotara el empate.

El primer gol del partido cayó desde el inicio del partido gracias a un remate dentro del área del defensor inglés Luke Shaw, que juega para el Manchester United.

Al minuto 2 de la final, el lateral derecho inglés Kieran Trippier se fue a la ofensiva para mandar un centro desde el borde del área grande hasta el otro extremo para Shaw, su compañero en la lateral izquierda.

El jugador del United apenas la dejó votar unos centímetros poco antes del área chica. Enseguida, le pegó con el empeine de la pierna izquierda para reventar el arco del italiano Gianluigi Donnarumma.

Por momentos, el partido se apretó en el medio campo. Sin embargo, Italia, tanto a finales del primer tiempo como en los primeros 20 minutos del segundo, presionó y tuvo al menos tres oportunidades, todas lideradas por Federico Chiesa, jugador de la Juventus.

Justamente al minuto 65, la tercera oportunidad de Chiesa fue un centro al área que Inglaterra mandó a tiro de esquina.

Y fue desde la esquina que, tras una serie de rebotes, el central italiano Leonardo Bonucci mandó a guardar el 1-1 en el marcador al minuto 67.

A partir del gol del empate, el encuentro no tuvo muchas emociones, salvo dos momentos casi consecutivos: cambio al minuto 85 por lesión de Chiesa, que era uno de los mejores en el encuentro; y la intromisión al minuto 87 de un aficionado a la cancha de Wembley.

Tiempos extra y penales en la Eurocopa
La primera ocasión de peligro se dio al minuto 95. Jordan Henderson, mediocampista del Liverpool, mandó pase por la banda para Raheem Sterling, jugador del Manchester City, quien no pudo mandar el centro a Harry Kane cuando entró al área.

Italia tuvo dos acercamientos posteriores, incluido uno en donde el arquero Jordan Pickford contuvo para salvar a la escuadra inglesa.

El segundo tiempo extra comenzó con una tarjeta amarilla para Harry Maguire por una falta fuera del área. El tiro libre fue contenido por Pickford una vez más.

Un par de minutos después, llegó un centro al área Italia, pero Donnarumma salió de forma correcta para sacar de puños.

Al minuto 112, Jorginho fue acreedor de una tarjeta amarilla por una dura entrada en contra de Jack Grealish. El partido no dio para más y se llegó a la fase de los penales.

Ya desde los 11 pasos, Italia se consagró campeón de la Eurocopa por segunda vez en su historia, informó CNN.

En sus primeros comentarios públicos sobre la entrevista que dio su hermano el príncipe Harry, y su esposa Meghan, el príncipe William dijo que la familia real «no era una familia racista».

Cuando un periodista le preguntó si había hablado con su hermano desde la explosiva entrevista con Oprah, el príncipe William dijo: «Todavía no he hablado con él, pero lo haré».

Cuando se le preguntó si la familia real era una «familia racista», el duque de Cambridge dijo que «no somos una familia racista».

La entrevista de Harry y Meghan ha llevado al Palacio de Buckingham a una caída en picada y provocó un debate nacional sobre la realeza, la raza y el papel de los medios de comunicación en la perpetuación de la xenofobia.

En la entrevista, Meghan dijo que el tono de piel del hijo de la pareja, Archie, se discutió como un problema potencial antes de que naciera. La pareja no quiso revelar quién había hecho los comentarios.

El palacio rompió su silencio el martes por la noche, diciendo en un comunicado en nombre de la reina que las acusaciones de racismo eran preocupantes y que estaban siendo «tomadas muy en serio».

«Toda la familia está entristecida al conocer el alcance total de lo desafiantes que han sido los últimos años para Harry y Meghan», se lee en el comunicado.

«Los problemas planteados, en particular el de raza, son preocupantes. Si bien algunos recuerdos pueden variar, se toman muy en serio y la familia los abordará en privado».

La entrevista de Harry y Meghan ha llevado al Palacio de Buckingham a una caída en picada y provocó un debate nacional sobre la realeza, la raza y el papel de los medios de comunicación en la perpetuación de la xenofobia.

En el transcurso del especial de dos horas, Meghan y Harry —que a pesar de su ruptura de las labores de la realeza todavía está a cinco parientes del trono— pintaron una imagen de una familia tan obstinadamente arraigada en sus costumbres que dejó a una joven pareja birracial sola para defenderse del abuso racista y su propia salud mental problemática, obligándolos a guardar silencio y, finalmente, dejándolos sin otra opción que huir de las garras del palacio.