septiembre 25, 2021

Más Noticias

Información al instante

Neymar

La selección brasileña suma y sigue. Sin esforzarse demasiado y con otro gol de Neymar, los anfitriones doblegaron este jueves por 4-0 a Perú y encauzaron su pase a cuartos de final, en la segunda jornada del grupo B de la Copa América 2020. Dos partidos, dos victorias y la sensación de que nadie puede hincarle diente.

Con un césped en mal estado, la Canarinha derrotó a medio gas al combinado blanquirrojo como ya hizo en la final de la edición de 2019.

El lateral Alex Sandro abrió la lata en el minuto 12, Neymar amplió en el 68 y, con Perú ya abatida, Everton Ribeiro, en el 89, y Richarlison, en el 93, cerraron la goleada en el estadio Nilton Santos de Río de Janeiro.

El cuadro de Ricardo Gareca controló la posesión en algunos tramos del encuentro, pero se mostró completamente improductivo en ataque en su estreno en el torneo.

Brasil lidera ahora el grupo B con seis puntos, dos más que Colombia que este jueves empató sin goles con Venezuela. Perú es colista junto con Ecuador, ambos en blanco y con un partido menos. Los cuatro primeros pasan a la ronda de cuartos.

Tite puso en liza un once con seis cambios respecto al triunfal debut contra Venezuela (3-0). La Copa América interpretada como un gran laboratorio de pruebas para la Canarinha, que pese a los experimentos sigue intratable. Sorprendió el seleccionador porque además plantó una línea de cuatro atacantes con Everton ‘Cebolinha’, Gabriel Jesus, Gabigol y Neymar, inamovible para Tite, imprescindible para las aspiraciones de Brasil. Se avecinaba vendaval, aunque en la primera mitad no lo pareció. De hecho, el combinado peruano conectó con relativa facilidad en el centro ante la aparente pasividad de los anfitriones.

Pero lo cierto es que poco tuvo que hacer Brasil para ponerse por delante en el marcador. Avisó primero con un disparo lejano de Fred y en la siguiente jugada anotó el primero por medio de Alex Sandro. Centro desde la izquierda de Everton Cebolinha, Gabriel Jesus recibe después de un desvío de la zaga blanquirroja y mete el balón al corazón del área para el remate de primeras del lateral del Juventus. Demasiado fácil.

Con el viento a favor, Brasil bajó revoluciones y cedió la posesión al cuadro de Gareca. Agazapado, esperó al contragolpe y quedó a merced de las florituras de Neymar, que sufrió con las faltas de los visitantes. Pero el subcampeón de la última Copa América apenas incomodó a Ederson. Solo presentó peligro en un disparo de larga distancia de Tapia y en una jugada peligrosa de Cueva, perdonado tras ser sorprendido en una fiesta horas antes de unirse a la concentración en plena pandemia de coronavirus, que desaprovechó Yotún.

Brasil, casi sin quererlo, rondó el segundo en una arrancada de Neymar que finalizó en la corona del área Alex Sandro. Esta vez su disparo se marchó alto. Antes, Fabinho también lo intentó desde fuera del área.

En el descanso, Tite introdujo dos cambios en busca de un mayor control del juego. Metió al creativo Everton Ribeiro y al atacante Richarlison por ‘Cebolinha’ y ‘Gabigol’. El equipo mejoró de forma notable. Sin embargo, seguía sin llegar el gol de la tranquilidad. Neymar intentó engañar al árbitro al tirarse a la piscina tras un leve contacto de Tapia. Patricio Loustau decretó penalti, pero el VAR le corrigió. La decisión azuzó al delantero del París Saint-Germain, pues menos de diez minutos después recibió un balón a la entrada del área, se acomodó y lanzó cruzado, raso, para anotar el segundo de la noche. Dejarle espacios al camisa 10 es un pecado mortal y fue lo que hizo Christian Ramos. Error fatal.
Perú pudo recortar distancias en los últimos minutos en una ocasión clarísima, a pocos metros de la línea gol, que mandó a las nubes Valera, que había salido desde el banquillo.

En los minutos finales, Perú bajó los brazos y Brasil lo aprovechó para anotar dos más por medio de Everton Ribeiro, en una jugada en la que también intervino Neymar, y Richarlison. Victoria contundente para afirmarse como el principal favorito de esta controvertida Copa América.

El diputado estatal y activista LGBTI+ brasileño Agripino Magalhaes ha presentado una demanda ante el Tribunal de Justicia de Sao Paulo en la que acusa a Neymar de estar detrás de un asalto armado que sufrió luego de que denunciara los supuestos comportamientos homofóbicos del futbolista, reportan medios locales.

En la demanda, Magalhaes también afirma que recibió amenazas de muerte de parte del abogado de la estrella del PSG, Davi de Paiva Costa Tangerino, que habría tratado de sobornarlo para que retirara la denuncia, aceptada por la Fiscalía de Sao Paulo en junio de 2020, y le habría dicho que «estaría muerto» si no aceptaba 350.000 reales (unos 66.400 dólares) a cambio.

Ante las negativas de acceder a sus exigencias, el abogado de Neymar habría orquestado el robo de celular de Magalhaes donde aparecían las amenazas. El activista perdió el teléfono en un robo armado del que salió ileso solo porque el arma del asaltante no se disparó, de acuerdo con el texto de la denuncia.

El activista tuvo que ocultarse por las amenazas que recibía y actualmente no puede tener un trabajo estable por miedo a ser descubierto. Según dijo, las intimidaciones lo llevaron a una situación en la que vive «sin ingresos, sin techo, teniendo que huir de un rincón a otro» para que no le tiroteen.

A través de su abogado, el demandante pide una condena para Neymar y una indemnización de un millón de reales (unos 190.000 dólares) por daños morales y 42.000 reales (unos 8.000 dólares) por daños materiales, así como pagos de 5.000 reales mensuales (unos 950 dólares) mientras dure el proceso, teniendo en cuenta sus gastos por tener que estar huyendo.

Previamente, Magalhaes había pedido investigar a Neymar por unas supuestas conversaciones con sus amigos sobre el modelo Tiago Ramos, exnovio de Nadine Gonçalves, la madre del jugador.

Durante aquellas charlas, habrían sugerido que torturarían a Ramos con un palo de escoba, al tiempo que Neymar le llamó mariquita, en referencia a su bisexualidad, y supuestamente afirmó que los gays tenían que ser asesinados y empalados vivos.