septiembre 25, 2021

Más Noticias

Información al instante

Real Madrid

El Real Madrid saca tres puntos y sale líder. Un primer tiempo superlativo y un segundo de supervivencia. Ilaix, en un final no apto para cardíacos, la estrelló en el palo.

De esta forma los blancos se llevan nuevamente  El Clásico frente a un Barcelona que, a pesar de la mala imagen inicial, se metió en el encuentro en la segunda parte gracias al gol de Óscar Mingueza en el minuto 60, pero los locales resistieron y se colocan líderes de LaLiga Santander a la espera de lo que haga este domingo el Atlético de Madrid frente al Betis.

Karim Benzema, en el minuto 13, y Toni Kroos, en el minuto 28, ponían una amplia ventaja en la primera mitad para un conjunto del francés Zinedine Zidane que demostró una gran superioridad repitiendo el plan del Liverpool, buscando balones al espacio y la espalda de la defensa rival.

Sin embargo, el Barcelona reaccionó y en el minuto 60 se metió en el partido en pleno diluvio sobre el estadio Alfredo di Stéfano y tuvo el empate en el último segundo con un disparo al travesaño de Ilaix Moriba.

Casemiro fue expulsado por doble amarilla en el minuto 89 y el 91.

Messi estuvo desaparecido en la segunda parte y las únicas ocasiones que tuvo fueron de libre directo. El argentino demostró no estar fino desde el tiro libre directo y su equipo lo notó. Tuvo hasta tres faltas y las tres muy ineficaces. Nuevamente Messi no aparece ante el Madrid. Siete partidos consecutivos sin marcar en el Clásico.

El partido se había agitado mucho y Zidane entendió que el desgaste empezaba a matar a los suyos. Descapitalizó mucho al equipo al retirar a Kroos, Benzema y Vinicius. Koeman metió más madera en el centro del campo con Ilaix.

La apuesta final iba a ser física. Aún hubo tiempo para el lío arbitral por un levísimo contacto de Mendy sobre Braithwaite. Koeman montó un circo por un lance que no lo merecía. Después Casemiro se buscó dos amarillas en un minuto para hacer más agónico el final para un Madrid que, de pronto, está en la pole de casi todo.

Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, anda dando vueltas tácticas en la búsqueda del sistema adecuado para volver a meterse entre los ocho mejores equipos de Europa. El descaro atacante del Atalanta le impulsó a ensayar, con poco éxito, la fórmula de los tres centrales el sábado ante el Elche. Debe decidir si la mantiene así como resolver su puzzle ofensivo en torno a Karim Benzema.

A un día de una cita que marca el curso madridista, Zidane ha dejado pistas sobre sus intenciones para hacer bueno el triunfo en Italia (0-1) y poner freno al poderío ofensivo del Atalanta. En su estadio logró lo más difícil, dejar a cero a un equipo con una filosofía definida. Conseguirlo en el estadio Alfredo di Stéfano, es una de las claves para superar, tras dos años de retroceso, la barrera de los octavos de final de la Champions League.

La última vez que el Real Madrid encaró la vuelta de una eliminatoria jugando de local tras vencer en la ida fue goleado en el Santiago Bernabéu por el Ajax. Con otro técnico en el banquillo, Santiago Solari, en una época en la que venía de hacer historia con la conquista de tres ediciones consecutivas de la Liga de Campeones. Es el espejo en el que no mirarse a la hora de encarar un duelo como el del Atalanta.