Más Noticias

Información al instante

Ucrania

Este sábado, la famosa actriz de Hollywood Angelina Jolie sorprendió con una visita a Leópolis (Lviv), la principal ciudad del oeste de Ucrania, frontera con Polonia, donde conoció de primera mano los testimonios de las personas afectadas por la guerra iniciada por Rusia a finales de febrero.

Este domingo, mientras la actriz continuaba su visita por la ciudad ucraniana, comenzaron a sonar las alarmas antiaéreas y Angelina Jolie tuvo que ser evacuada de emergencia del edificio donde se encontraba.

Una cámara captó ese momento y en el vídeo difundido se puede ver cómo un miembro del equipo de Jolie pide a quien estaba grabando que pare de hacerlo: «Por favor, no más». En las imágenes se observa el nerviosismo de la actriz, corriendo junto a su equipo para protegerse de los posibles bombardeos que, de un momento a otro, pueden comenzar en la ciudad.

Jolie es embajadora especial de la Alta Comisaría de la Organización de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), pero la agencia UNIAN afirma que este viaje lo hizo a título personal.

Las autoridades ucranianas anunciaron este sábado que la central nuclear de Chernóbil vuelve a estar bajo su control tras semanas de tensiones con las fuerzas rusas sobre la gestión de las peligrosas instalaciones.

«Hoy, 2 de abril de 2022, desde las 11:00, la bandera de Ucrania ondea de nuevo en la central nuclear de Chernóbil, donde se ha escuchado el Himno Nacional de Ucrania», según informó el servicio de prensa de la central en su página de Facebook.

«El personal operativo de la estación seguirá brindando seguridad nuclear y radiológica a pesar de las difíciles condiciones que han provocado los ocupantes (Rusia)», añadió.

Las autoridades ucranianas denunciaron ayer que las fuerzas rusas habían saqueado por completo las instalaciones antes de abandonar el lugar. Tras robar ordenadores y documentos de la central, procedieron a saquear un hotel cercano, según declaró Yevgeni Kramarenko, jefe de la Agencia Estatal para la Gestión de la Zona de Exclusión de Chernóbil.

Kamarenko indicó que, a priori, la infraestructura no ha sufrido daños visibles pero avanzó la llegada en los próximos días de un equipo de especialistas para valorar en profundidad el estado de la central.

Entre las incógnitas destaca la presentada ayer por la compañía nuclear estatal de Ucrania, Energoatom. La empresa indicó que uno de los motivos de la salida de las tropas rusas de Chernóbil se debió a que varios militares habían comenzado a presentar síntomas de una «exposición grave» a la radiación después de cavar trincheras en los bosques circundantes.

En respuesta, la agencia nuclear de Naciones Unidas, el OIEA, indicó que todavía no cuenta con datos suficientes para emitir un juicio al respecto pero confirmó que está desarrollando una investigación al respecto.

La ONU aseguró el miércoles que la guerra en Ucrania es una crisis global, dado el impacto que está teniendo en los mercados de energía, alimentos o fertilizantes y los grandes riesgos que plantea para todos los países, en especial para los más pobres.

«Ningún país podrá aislarse de un derrumbe del sistema económico global, del efecto dominó del acaparamiento de alimentos o combustible o del impacto a largo plazo del aumento de la pobreza y el hambre», destacó el secretario general, António Guterres, al abrir la primera reunión de un equipo de crisis que ha creado para responder a esta situación.

Este grupo, anunciado por Guterres el 14 de marzo, incluye a los líderes de las principales agencias de Naciones Unidas y de organismos como el Banco Mundial o la Organización Mundial del Comercio con el fin de coordinar la respuesta global a la crisis en Ucrania.

El jefe de la ONU destacó que ahora mismo lo primero es apoyar a los ucranianos, pero también hay que proteger a las personas y países más vulnerables del mundo.

«Muchos países en desarrollo estaban teniendo ya problemas para recuperarse del impacto económico causado por la pandemia del covid-19: inflación récord, subidas de tipos de interés, cargas de deuda inmanejables. Ahora se enfrentan a facturas disparadas de alimentos, energía y fertilizantes», señaló.

Guterres alertó además de que algunos países ricos están al mismo tiempo apostando por reducir sus ayudas humanitarias y al desarrollo.

«Tenemos que unir a los países desarrollados y en desarrollo para encontrar soluciones globales», insistió.

El secretario general de la ONU dejó claro que el mundo tiene comida, energía y financiación de sobra para que todos los países superen esta crisis, pero dijo que existen desigualdades que, unidas a problemas de distribución y logística, hacen que las cadenas de suministro no puedan dar respuestas.

«Necesitamos deshacernos de los cuellos de botella, evitar el acaparamiento y la especulación, reformar los marcos financieros para permitir que aquellos que necesitan dinero para comprar cosas que son esenciales para sus países tengan acceso a esos fondos, revisando las reglas y los criterios de elegibilidad cuando sea necesario», defendió.

Casi desde el inicio de la invasión rusa, la ONU y sus agencias han advertido de que la guerra puede suponer un golpe muy duro para numerosos países, dado el encarecimiento de los combustibles que ha provocado y porque tanto Rusia como Ucrania son dos de los mayores productores de cereales y de fertilizantes en todo mundo.

Entre otras cosas, Rusia y Ucrania representan más de la mitad del suministro mundial de aceite de girasol y 30% del de trigo.

La ONU indicó que sólo Ucrania produce más de la mitad del trigo que usa el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la agencia de la ONU que apoya a países de todo el mundo para combatir el hambre.

Además, hay 45 países de África y otras zonas que importan al menos un tercio de su trigo de Ucrania o Rusia y otros 18 que compran al menos la mitad, entre ellos Egipto, la República Democrática del Congo, el Líbano, Siria, Somalia, Sudán o Yemen.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó el lunes que está claro que Rusia considera el uso de armas químicas y biológicas en Ucrania y advirtió de una severa respuesta de Occidente si decide hacerlo.

«Su espalda está contra la pared», dijo Biden sobre el presidente Vladimir Putin, recordando que Rusia recientemente acusó a Estados Unidos de almacenar armas químicas y biológicas en Europa.

«Simplemente no es cierto, se los garantizo», aseguró a líderes de negocios estadounidenses en Washington.

«También están sugiriendo que Ucrania tiene armas químicas y biológicas en Ucrania. Esa es una señal clara de que Puti está considerando usar ambos tipos de armas», recalcó.

Su advertencia hace eco de comunicados difundidos por su administración a comienzo de este mes y de otras naciones de Occidente, luego de que funcionarios rusos acusaran a Ucrania de tener intenciones de esconder un supuesto programa de armas químicas respaldado por Estados Unidos.

«Ahora que Rusia ha hecho estos falsos reclamos todos deberíamos mirar con atención la posibilidad de que Rusia use armas químicas y biológicas en Ucrania, o crear operaciones de falsa bandera usándolas», advirtió en Twitter la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

El lunes Biden también reiteró que una acción de este tipo desataría una respuesta severa, pero hasta ahora indefinida de los aliados de Occidente. «Putin sabe que habrá severas consecuencias por cuenta del frente unido de la OTAN», dijo, sin especificar qué acciones llevaría a cabo la alianza.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, afirmó en un discurso publicado en la madrugada de este miércoles que las posiciones en las negociaciones con Rusia para un alto el fuego son ahora más realistas, pero que todavía se necesita tiempo para que las decisiones «sean de interés para Ucrania».

En su último mensaje, realizado en el comienzo del vigesimoprimer día de invasión rusa, Zelenski dijo que las negociaciones continúan, que «es difícil, pero importante» negociar y que todavía «se necesitan esfuerzos» porque «toda guerra termina en un acuerdo».

«Las reuniones continúan. Según me han dicho, las posiciones en las negociaciones suenan más realistas. Sin embargo, todavía se necesita tiempo para que las decisiones sean de interés para Ucrania», señaló Zelenski en su mensaje.

Las negociaciones entre Rusia y Ucrania se reanudarán este miércoles y según dijo al finalizar el segundo día de esta tercera ronda de negociación el asesor de Zelenski, Mikhailo Podoliak, aunque persisten grandes diferencias entre las partes aún es posible alcanzar un compromiso.

Alto el fuego y corredores humanitarios
Básicamente, las negociaciones tratan de lograr un alto el fuego que permita el establecimiento de corredores humanitarios precisos y seguros y, a partir de ahí, se entraría en la parte más política relativa a las cuestiones que motivaron la invasión rusa de Ucrania y la guerra, que comenzó el pasado 24 de febrero.

Rusia exige fundamentalmente que Ucrania renuncie a integrarse como miembro en la OTAN, que reconozca la anexión de Crimea (llevada a cabo en 2014) y que acepte la independencia de las «repúblicas populares» de Donetsk y Lugansk, situadas en la región oriental ucraniana del Donbás y reconocidas por Moscú.

Respecto al ingreso de Ucrania en la OTAN, en un mensaje por videoconferencia a líderes de los países nórdicos y bálticos convocados en Londres por el primer ministro británico, Boris Johnson, Zelenski expresó el martes su frustración porque, pese a su presunta política de «puertas abiertas», la Alianza no ha admitido como miembro a su país.

Dijo Zelenski a los líderes bálticos que Ucrania no tiene más remedio que «aceptar» eso, e instó en buscar otras vías de colaboración militar.

En su mensaje, grabado esta madrugada, el presidente ucraniano también acusó a Rusia de cometer «nuevos y evidentes crímenes de guerra» y que eran tantas las bombas que les habían lanzado los rusos que «es imposible contarlas».

Reconoció además la importancia de la visita que han realizado ayer martes a Kiev los primeros ministros de Polonia, la República Checa y Eslovenia: «Cuando nuestra Kiev es un objetivo para los invasores, es especialmente importante y especialmente valiente estar aquí, junto a nosotros, junto a los amigos. Así se demuestra el liderazgo».

Y se refirió también al discurso que hoy tiene programado por teleconferencia ante el Congreso de Estados Unidos: «Hoy me gustaría agradecer al presidente (Joe) Biden y a todos los amigos de Ucrania en los Estados Unidos por el nuevo paquete de apoyo de 13.600 millones de dólares para nuestro país, nuestra gente. Lo consideramos como el primer paso hacia la restauración total de Ucrania».

La empresa propietaria de Facebook e Instagram permitirá a sus usuarios de algunos países llamar a la violencia contra Vladimir Putin y los soldados rusos.

Meta dice que hará una concesión temporal para cierto discurso violento, como «muerte a los invasores rusos», lo que representa una violación de sus propias reglas.

Asegura, sin embargo, que no autorizará los llamados a la violencia contra civiles rusos.

En respuesta, Rusia pidió a Estados Unidos a frenar las «actividades extremistas» del gigante de las redes sociales.

El anuncio se emitió después de que la agencia noticiosa Reuters informara haber visto correos electrónicos internos que delineaban el cambio de política.

Rusia y Ucrania: Moscú bloquea Facebook y aprueba castigar con hasta 15 años de cárcel las «noticias falsas» sobre su ejército
Rusia y Ucrania: el creciente número de empresas occidentales que se está retirando de Rusia (y las que aún permanecen en el pais)
La UE anunció un cuarto paquete de sanciones contra Rusia junto con el G7
«En vista del desarrollo de la invasión a Ucrania, hemos hecho una excepción temporal para aquellos que están afectados por la guerra, para que expresen sus sentimientos hacia las fuerzas armadas invasoras», explicó un portavoz de Meta a la BBC.

Según la política modificada, los usuarios en países como Rusia, Ucrania y Polonia también podrán instar a la muerte de los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Bielorrusia, Aleksandr Lukashenko.

Los correos electrónicos supuestamente dicen que los llamados a la muerte de estos líderes serán permitidos a menos que contengan otros objetivos, o que incluyan un lugar o métodos de acción.

Además, los llamados de violencia contra rusos también se permitirán cuando el mensaje claramente hace referencia a la invasión de Ucrania.

«Exigimos que las autoridades de EE.UU. detengan las actividades extremistas de Meta, tomen medidas para llevar ante la justicia a los perpetradores», comunicó en Twitter la embajada de Rusia en EE.UU.

«Los usuarios de Facebook & Instagram no le dieron a los propietarios de estas plataformas el derecho a determinar los criterios de la verdad ni de enfrentar a una nación contra otra», añadió el comunicado.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, apareció anoche por primera vez en su despacho, desde donde grabó un vídeo para demostrar de nuevo que se encuentra en Kyiv para dirigir, «sin miedo a nadie», la defensa del país contra la ofensiva militar rusa.

En el vídeo nocturno, que comienza con un plano que muestra por la ventana el barrio gubernamental, Zelenski afirmó: «Esta es la noche de Kyiv. Lunes por la noche en el duodécimo día de nuestra lucha, nuestra defensa».

«Todos estamos aquí, todos estamos trabajando. Todos están donde deben estar. Yo estoy en Kyiv, mi equipo me acompaña», recalcó.

«Estoy aquí, permanezco en Kyiv. En la calle Bankova. No me escondo. Y no tengo miedo a nadie. (Estaré aquí) el tiempo que haga falta para ganar esta guerra patriótica», añadió el gobernante ucraniano.

Recordó que hubo un acuerdo sobre corredores humanitarios para evacuar a la población civil pero se frustró por tercer día consecutivo: «¿Funcionó? En cambio, los tanques rusos sí funcionaron», recalcó.

El presidente de Ucrania aseguró que las fuerzas rusas «incluso minaron el camino» por el que debía producirse la evacuación frustrada de la población civil de Mariúpol, en el sur del país, y que los militares de Rusia llegaron a destruir «los autobuses que se supone que deben sacar a la gente».

También dijo que continuarán las negociaciones con Rusia para detener la guerra tras la tercera ronda celebrada el lunes en territorio bielorruso.

«Me gustaría decir que fue la tercera y última, pero somos realistas. Por lo tanto, hablaremos. Insistiremos en las negociaciones hasta encontrar la forma de decirle a nuestro pueblo y al mundo: así llegaremos a la paz», afirmó.

En la central nuclear de Energodar, en la región de Zaporiyia, en el sureste de Ucrania, se desató un incendio este viernes tras disparar las fuerzas rusas contra la planta y se ha declarado una amenaza para la primera unidad tras haber sido alcanzada por los proyectiles, informó el alcalde de la ciudad, Dmitry Orlov.

«¡Amenaza a la seguridad mundial! Como resultado del bombardeo enemigo continuo de edificios y unidades de la planta de energía nuclear más grande de Europa, la planta de energía nuclear de Zaporiyia está en llamas», escribió en su cuenta de Telegram.

La Guardia Nacional confirmó el incendio en la planta en su canal oficial de la misma red social.

«Hay un incendio en la base de la central nuclear de Zaporiyia. A pesar de esto, el enemigo continúa disparando en dirección a la estación», denunció.

«La Guardia Nacional, que custodia la planta, se queda para defenderla», recalcó.

Añadió que «representantes de la planta afirman que actualmente existe una amenaza real de peligro nuclear».

Amenaza
Un trabajador de la central que proporciona regularmente información en un videomensaje a las autoridades sobre la situación informó de la existencia de «una amenaza para la primera unidad de energía de la estación» tras haber sido alcanzada por la artillería rusa.

El portavoz de la central nuclear, Andrii Tuz, explicó que los servicios de emergencia no pueden extinguir el incendio porque el fuego ruso está demasiado cerca, según la agencia UNIAN.

Indicó que la unidad se conectó a la red hace una semana y hace unos días se puso en estado de reparación programada.

«El combustible nuclear está dentro del reactor nuclear. Todavía no se ha descargado. Además, hay una piscina de recarga y almacenamiento de combustible nuclear en la sala central, que también contiene uranio y conjuntos de combustible nuclear», dijo, al enfatizar el peligro de que se rompa la cubierta sellada.

El ministro ucraniano de Exteriores, Dmitro Kuleba, afirmó en un tuit que la medición de la radiación en la planta «es actualmente normal», pero señaló que el Ejército ruso la bombardea «desde todos los lados».

Chernóbil
«Si explota será 10 veces más grande (la catástrofe) que Chernóbil» en 1986, alertó.

«Los rusos deben cesar el fuego inmediatamente, permitir el acceso a los bomberos y crear una zona de seguridad», tuiteó.

El alcalde de Energodar había informado horas antes de fuertes combates en los accesos a la central nuclear.

«Se han producido feroces combates de más de una hora en los accesos a la central nuclear de Zaporiyia. Nuestras Guardias Nacionales mantienen la defensa, afirmó.

El alcalde dijo que hay víctimas, pero que aún no se pueden cuantificar, dadas las circunstancias.

Indicó que «una columna de vehículos enemigos» se dirigía en dirección a la central nuclear y que se escuchaban fuertes disparos en la ciudad.

El miércoles cientos de empleados de la central nuclear trataron de impedir a una columna del Ejército ruso que accediera a la planta con camiones cisterna y neumáticos.

Representantes de los grupos negociadores de Rusia y Ucrania afirmaron que en la reunión de este jueves se acordó un alto el fuego temporal en los lugares donde se establezcan corredores humanitarios para la evacuación de civiles en Ucrania.

El asesor presidencial ucraniano Myjailo Podoliak informó que se alcanzó un acuerdo para un cese el fuego temporal por motivos humanitarios en las negociaciones de este jueves con Rusia.

«Las partes llegaron a un entendimiento sobre la creación conjunta de corredores humanitarios con un alto el fuego temporal», señaló en su canal de Telegram.

«Es decir, no en todas partes. Solo en aquellos lugares donde se ubicarán los corredores humanitarios, será posible el cese el fuego durante la operación”, dijo.

Podoliak añadió no obstante que la delegación negociadora ucraniana «no obtuvo los resultados que esperaba y continuará el diálogo en una tercera ronda de conversaciones».

Por su parte, el jefe negociador ruso, Vladímir Medinski, señaló que las delegaciones lograron un entendimiento mutuo en algunos temas.

«Las posiciones son absolutamente claras. Están desglosadas por puntos. En parte de ellas logramos un entendimiento mutuo», afirmó.

La segunda ronda de negociaciones entre Rusia y Ucrania sobre la invasión rusa tuvo lugar en Belovezhskaya Pushcha, en la región bielorrusa de Brest, cerca de la frontera polaca.

En una sesión extraordinaria de emergencia, la Asamblea General de la ONU aprobó este miércoles una resolución que condena la invasión rusa de Ucrania.

El documento fue ratificado por 141 de los 193 países miembro de Naciones Unidas.

El texto «deplora» la agresión rusa contra Ucrania y «demanda» a Moscú que le ponga fin y retire inmediatamente y sin condiciones sus tropas del país vecino. Pero la resolución no tiene carácter vinculante.

Los cinco países que votaron en contra fueron: Rusia, Bielorrusia, Siria, Corea del Norte y Eritrea.

Además, hubo 35 abstenciones, entre ellas las de cuatro países de América Latina:

Argelia, Angola, Armenia, Bangladesh, Bolivia, Burundi, Rep. Centroafricana, China, Congo, Cuba, El Salvador, India, Irán, Irak, Kazajistán, Kirguistán, Laos, Madagascar, Mali, Mongolia, Mozambique, Namibia, Nicaragua, Pakistán, Senegal, Sudáfrica, Sudán, Sudán del Sur, Sri Lanka, Tayikistán, Tanzania, Vietnam y Zimbabue.

En el pleno de la Asamblea General, el resultado fue festejado por los presentes de pie y con aplausos.

Una resolución similar había sido bloqueada por Rusia en el Consejo de Seguridad del organismo. En respuesta a ese veto, las naciones de Occidente acudieron a la Asamblea General -donde no hay vetos- para denunciar las acciones de Moscú.

Para la aprobación, la resolución necesitaba el apoyo de dos tercios de los Estados miembro en la votación.

El secretario general de la ONU, António Guterres, destacó que la Asamblea General ha enviado un «mensaje alto y claro: detengan las hostilidades en Ucrania ahora, silencien las armas ahora, abran la puerta al diálogo y la diplomacia ahora».

El embajador ruso en la ONU, Vassily Nebenzia, negó que Moscú estuviera atacando a civiles y advirtió de que la adopción de la resolución podría estimular una nueva escalada.